Que espera un obrero votando a la derecha o a la ultraderecha, sumirle en una infelicidad perpetua laboral, social y económica, por lo menos los partidos de izquierda se basan en una filosofía social que pocas veces consiguen imponer, pero por lo menos lo intentan y a veces consiguen cosas. El poder capitalista con su injusticia permanente arruina la ilusión y la lucha de los obreros. No obstante es muy importante hacer una auto-reflexión y fijar tu status social, porque es difícil defender los mismos intereses un banquero que un currante. Existe un claro ejemplo en la literatura española «Don Mendo»

Responder