Hasta sargenta he leído. Menuda vergüenza que universitarios entren en la manipulación de nuestra lengua.

Responder