Saltar al contenido
HISTORIAE

Platón, vida y obra

Detalle de La Escuela de Atenas, de Rafael Sanzio, con Platón y Aristóteles en el centro

Introducción

Platón es uno de los filósofos más importantes no solo de la antigua Grecia, sino de toda la Historia de la filosofía. Su obra y su legado marcaron y sigue marcando tanto que aun hoy en día, más de 2300 años después de su muerte, sigue influyendo enormemente en nuestra forma de pensar y ver la vida. En este artículo trataré de acercarnos brevemente a su biografía, llena de obras de imprescindible lectura para campos tan diversos como la psicología, la antropología, la política, la ética, la educación o la semántica.

¿Quién fue el filósofo Platón?

Platón nació en el año 429/428 a.C. en el seno de una de las familias aristocráticas más importantes de Atenas. Su madre, Perictiona, descendía de Solón (638-558 a.C.), uno de los legisladores más importantes de la Historia ateniense; y su padre, Aristón, se identificaba como último descendiente de Codro, el último mítico rey del Ática en la Edad Oscura. Curiosamente, Platón tenía otro nombre de nacimiento, Aristocles, pero sus allegados empezaron a llamarlo Platón por la amplitud de su frente.

Busto romano de Platón
Busto romano de Platón

Antes de conocer a Sócrates a la edad de 18-19 años, en el 410 a.C., Platón era un joven poeta con un futuro político muy prometedor, dada su alta posición social. No obstante, conocer al mayor filósofo del siglo V a.C. le cambió la vida, por lo que decidió renunciar a la poesía para dedicarse por completo a la filosofía. El otro hecho fundamental que marcó su vida fue la condena a muerte de su maestro en el 399 a.C., acusado de impiedad y de corromper a los jóvenes. A partir de esta gran injusticia, Platón perdió toda fe en la política ateniense y se convirtió en uno de sus mayores críticos.

Conmovido por la muerte de su maestro, a lo largo de más de cincuenta años Platón escribió siempre en forma de diálogos, a través de los cuales utiliza a Sócrates como protagonista para ahondar en las definiciones de conceptos complejos como la justicia, el amor, la belleza, la piedad… Como su pensamiento fue evolucionando y madurando con el tiempo, esa identificación del protagonista con Sócrates iría teniendo cada vez menos en común con el personaje histórico, siendo al final solo un medio de expresión de las ideas del propio Platón. Así, esta fue la particular venganza del filósofo contra los que tan injustamente habían condenado a Sócrates: dejarlo inmortalizado para siempre en la Historia de la filosofía a lo largo de más de treinta textos.

Estatua de Platón en Atenas
Estatua de Platón en Atenas

La fundación de la Academia

Tras la muerte de Sócrates, Platón se marchó de Atenas. Primero estuvo en la cercana ciudad de Mégara, luego visitó Egipto y la Cirenaica, y más tarde viajó por el sur de Italia. Entre el 388 y el 361 a.C. realiza varios viajes a Siracusa, donde intenta poner en práctica, sin éxito, sus ideas políticas sobre la formación de la ciudad ideal y el gobierno perfecto. Según éstas, el gobierno ideal debería estar en manos de los filósofos, porque solo ellos tienen la sabiduría suficiente para llevar a la ciudad a su más próspero desarrollo. Solo a través de la sabiduría se puede llegar a la verdadera justicia, y solo en una ciudad verdaderamente justa el ser humano puede vivir feliz.

Este ideario es la tesis central que ocupa uno de sus diálogos más famosos, La República, donde Platón imagina una ciudad ideal donde los filósofos tienen el poder, los guardianes guerreros defienden el Estado y los trabajadores se ocupan de las tareas productivas.

Con el objetivo de llegar a conseguir esta meta, en el 387 a.C., al volver del primero de sus tres viajes fracasados a Sicilia, Platón adquirió un terreno en el noroeste de Atenas, y allí fundó la Academia, llamada así porque se hallaba situada cerca del bosque de Academo, antiguo héroe ateniense. La Academia fue el primer centro de estudios superiores de la Antigüedad. Era una escuela de filosofía a la que debían acudir aquellos que, después de muchos años de estudio, quisieran estar aptos para convertirse en buenos gobernantes. La Academia contaba con alojamientos para los estudiantes, salas de estudio y de conferencias, biblioteca…

Detalle de La Escuela de Atenas, de Rafael Sanzio, con Platón y Aristóteles en el centro
Detalle de La Escuela de Atenas, de Rafael Sanzio, con Platón y Aristóteles en el centro

A lo largo de la vida de Platón, la Academia atrajo a numerosos filósofos, astrónomos, matemáticos y científicos que luego expandieron por muchos otros lugares las ideas platónicas. Cuando su fundador murió, en el año 347 a.C., el nuevo director pasó a ser su sobrino, Espeusipo. Más allá de disiparse con el tiempo, la Academia tuvo una vida de más de 800 años, ya que fue cerrada por el emperador Justiniano en el siglo VI.

La influencia de Platón en la Historia

Las ideas filosóficas de Platón han influido en gran medida en toda la Historia de la filosofía, ya sea para defender sus propuestas o criticarlas. En la Antigüedad Tardía, su influencia hace que surja el neoplatonismo, corriente filosófica que afirma la existencia de Lo Uno, una realidad suprema de la que emana todo el universo, en una gradación que va de lo perfecto y espiritual hasta lo incorpóreo e imperfecto.

En la Edad Media, su influencia lleva a que filósofos cristianos tan importantes como santo Tomás de Aquino consideren que Platón era el filósofo pagano más cercano al cristianismo. Y no solo a la Cristiandad llegó su pensamiento. Filósofos musulmanes medievales como al-Farabi afirmaban que el régimen de las ciudades terrenales debía inspirarse en el orden superior de las ideas de Platón.

Lorenzo de Medici celebra el nacimiento de Platón
Lorenzo de Medici celebra el nacimiento de Platón (s. XV)

En la Edad Moderna, concretamente en el Renacimiento, el neoplatismo va a vivir un gran resurgimiento, ya que toda la filosofía del arte descansa en ideas platónicas. Más adelante, en el contexto del nacimiento de los Estados modernos y el absolutismo monárquico, las ideas políticas de Platón en torno a la ciudad ideal van a tener una gran popularidad. En los siglos siguientes, estas ideas van a seguir influyendo a pensadores tan importantes como Hobbes o Rousseau en su búsqueda del régimen político perfecto. Aun hoy en día Platón sigue más vivo que nunca, estando en debate por miles de nuevos estudiantes y filósofos contemporáneos.

Bibliografía

CÁNFORA, L. (2003): Aproximación a la historia griega. Alianza, Madrid.

DOMÍNGUEZ MONEDERO, A. (2006): Atlas histórico del mundo griego antiguo. Síntesis, Madrid.

FERNÁNDEZ, P. (2002): Historia antigua universal II: el mundo griego hasta la segunda mitad del siglo IV a.C. UNED, Madrid.

GARCÍA GUAL (2005): «Platón, el filósofo y la política», en Historia National Geographic, nº35.

GÓMEZ ESPELOSÍN, F. (2001): Historia de la Grecia antigua. Akal, Madrid.

LANE, R. (2008): El mundo clásico. La epopeya de Grecia y Roma. Crítica, Barcelona.

POMEROY, S. [et.al.] (2012): La antigua Grecia. Historia política, social y cultural. Crítica, Barcelona.

Para saber más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios (4)

Muy interesante comentario, aunque corto. Claro es que hay que investigar por cuenta propia. Pero me gustaría uno más extenso y/o más profundo sobre el idealismo platónico. Gracias

Responder

Buenas tardes, Carlos. Muchas gracias por leer mi web. Los artículos que publico son pretendidamente cortos, ya que no pretendo sentar cátedra sobre un tema, solo picar el gusanillo de la curiosidad a los lectores para que después puedan por sí mismos profundizar en el tema con bibliografía o recursos online más profundos y extensos. Saludos.

Responder

Tomás de Aquino, -a quien se considera el más grande de los filósofos escolásticos-, basaba sus ídeas y postulados tomando como base la filosofía de Aristóteles (filosofía peripatética). Agustín de Hipona (más conocido como san Agustín) si basó sus ídeas y postulados tomando a Platón como referencia.

Responder

Si el gran Platón conociese la Hispania de hoy, pensaría: “Para esto he escrito tanto!!!”

Responder
A %d blogueros les gusta esto:
Inline