Saltar al contenido
HISTORIAE

Aristóteles

Ilustración del siglo XIX que muestra a Aristóteles y Alejandro Magno

Introducción

Aristóteles es considerado, junto a su maestro Platón, uno de los filósofos más importantes no solo de la Historia antigua, sino de toda la Historia de la filosofía. Muy pocas figuras a lo largo de la Historia pueden presumir de haber sido admiradas, estudiadas y transmitidas durante más de dos mil años. Erudito de curiosidad infinita, Aristóteles hizo investigaciones en la mayor parte de ramas del conocimiento humano: filosofía, Historia, matemáticas, biología, politología, física, astronomía, psicología, anatomía, química…

Busto romano de Aristóteles
Busto romano de Aristóteles

¿Quién fue Aristóteles?

Aristóteles nació en el año 384 a.C. en la ciudad de Estagira, en la península Calcídica, al norte de Grecia. Sus padres se dedicaban a la medicina, y de hecho su padre era médico en la corte del rey de Macedonia, por lo que desde muy joven se interesó por el conocimiento científico. Cuando se quedó huérfano, con tan solo dieciséis años, viajó a Atenas para ingresar en la Academia, donde se convirtió en el discípulo más brillante de Platón durante los veinte años que allí permaneció. A diferencia de éste último, que nunca se casó ni tuvo hijos, Aristóteles se casó dos veces en su vida, con Pitíade primero y Herpílide después, y tuvo un hijo y una hija.

Cuando Platón murió en el año 347 a.C. y su sobrino, Espeusipo, se hizo cargo de la dirección de la Academia, Aristóteles abandonó Atenas y se marchó a vivir a la ciudad de Assos, en el noroeste de lo que hoy es Turquía. No obstante, algunos años más tarde se va a establecer en Pella, la capital del reino de Macedonia, para ser el tutor del hijo del rey Filipo II, el que sería el futuro Alejandro Magno. En el año 335 a.C., cuando Alejandro Magno ya ha ascendido al trono tras el asesinato de su padre, Aristóteles regresa a Atenas y funda su propia escuela de pensamiento, el Liceo.

A lo largo de su extensa carrera se cree que pudo llegar a escribir más de doscientos tratados, aunque en la actualidad solo contamos con unos treinta. En su intento de condensar todos los conocimientos culturales de la civilización griega para transmitirlas a las futuras generaciones, agrupó todos los seres vivos en diversas categorías según su afinidad o disparidad, reuniéndolos a todos en cuatro reinos: el mineral, el vegetal, el animal, y el hombre, el ser más perfecto de la naturaleza.

En el año 323 a.C., tras la muerte de Alejandro Magno, estalla una revuelta contra el dominio macedonio en Atenas. Aristóteles, para evitar ser condenado a muerte por su relación de mentor con el conquistador, se marcha al exilio a Calcis, capital de la isla de Eubea, al norte del Ática. Solo un año después, en el 322 a.C., muere por causas desconocidas.

Ilustración del siglo XIX que muestra a Aristóteles y Alejandro Magno
Ilustración del siglo XIX que muestra a Aristóteles y Alejandro Magno

Diferencias entre Platón y Aristóteles

A pesar de la unión de maestro y discípulo que mantuvieron Platón y Aristóteles durante dos décadas en Atenas, existen muchas diferencias en su pensamiento y obra. La primera de estas diferencias es la más evidente: mientras que Platón amaba las matemáticas, la gran pasión de Aristóteles era la ciencia. De ese modo, mientras Platón utilizaba la razón como único medio para la búsqueda del conocimiento, Aristóteles concedía gran importancia a la observación y experimentación científica.

Asimismo, Aristóteles es el padre fundador de la lógica como disciplina, ya que le debemos el principio fundamental del silogismo. Este es el principio que afirma que si de A llegamos a B, y de B llegamos a C, entonces de A se puede pasar directamente a C. He aquí un ejemplo fácilmente comprensible: si el Partenón se encuentra en Atenas (hecho A), y Atenas se encuentra en el Ática (hecho B), entonces el Partenón se encuentra en el Ática.

En sus estudios sobre la política y los gobiernos también encontramos una gran distancia en sus postulados. Los trabajos de Platón son más teóricos, más idealistas y poco aplicados al mundo real, mientras que la obra de Aristóteles es mucho más pragmática. Ello se demuestra en su más famosa obra de teoría política, La Política, en la que aborda temas como las tipologías de sistemas políticos, el derecho de ciudadanía, la ciudad perfecta, las clases de constituciones, la calidad de vida de la gente, el papel de la educación… Algunos de sus postulados son muy curiosos, como aquel en el que afirma que el máximo de ciudadanos que puede tener un Estado es de 10.000, pues ese era el máximo número de personas a las que un orador podía dirigirse. La repercusión de esta obra fue tan grande que aun en la Edad Moderna, más de 1800 años después de su creación, seguía siendo un manual de teoría política de imprescindible lectura entre los académicos.

Estado actual del yacimiento arqueológico del Liceo de Atenas
Estado actual del yacimiento arqueológico del Liceo de Atenas

Por último, existe una gran discrepancia en lo referido a la sabiduría colectiva. Platón consideraba que la democracia era un sistema político nefasto, ya que daba a la sociedad, mayoritariamente ignorante y poco formada, la capacidad de elegir el futuro de su Estado, para bien o para mal. Por su parte, Aristóteles parte de la base de que los individuos son ignorantes, pero que, juntando los criterios y opiniones de una gran multitud, se puede llegar a una sabiduría mayor de la que tendría la minoría que no es ignorante. Por poner un ejemplo aplicado, esto quiere decir que si cientos de miles de personas creen que una película es mala, probablemente sea mala de verdad, porque cuenta con la opinión consensuada de una gran multitud.

Bibliografía

CÁNFORA, L. (2003): Aproximación a la historia griega. Alianza, Madrid.

CRESPO SAUMELL, J. (2018): «Aristóteles, explorador del cuerpo humano», en Historia National Geographic, nº180.

DOMÍNGUEZ MONEDERO, A. (2006): Atlas histórico del mundo griego antiguo. Síntesis, Madrid.

FERNÁNDEZ, P. (2002): Historia antigua universal II: el mundo griego hasta la segunda mitad del siglo IV a.C. UNED, Madrid.

GÓMEZ ESPELOSÍN, F. (2001): Historia de la Grecia antigua. Akal, Madrid.

LANE, R. (2008): El mundo clásico. La epopeya de Grecia y Roma. Crítica, Barcelona.

POMEROY, S. [et.al.] (2012): La antigua Grecia. Historia política, social y cultural. Crítica, Barcelona.

Para saber más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Inline