Saltar al contenido
HISTORIAE

La Tercera Guerra Sagrada: Macedonia en Grecia

Introducción

Después de la muerte del rey Perdicas III (aprox. 365 – 360 a.C.), los enemigos del reino de Macedonia, tanto ilirios como peonios, y hasta los atenienses, vieron la oportunidad perfecta para invadir el país. Lo que no podían esperar era que su hermano y sucesor, Filipo II de Macedonia (360 – 336 a.C.), liberara Macedonia de todos sus enemigos y expandiera su territorio en menos de una década. No quedando conforme con ello, Filipo II va a conquistar el mundo griego, poniendo fin a la independencia de las polis griegas por primera vez en su historia. Y todo esto empezaría con su intervención en la Tercera Guerra Sagrada…

Mapa del reino de Macedonia entre el 360 y el 336 aC
Mapa del reino de Macedonia entre el 360 y el 336 a.C.

Filipo II, el mediador de la Tercera Guerra Sagrada

Después de la batalla del Campo de Azafrán (352 a.C.), la Liga Tesalia reconoció a Filipo II como su general en jefe, lo que en la práctica suponía la unión de Tesalia y Macedonia bajo su reinado. Mientras el conquistador macedonio trataba de consolidar esta región, en la Grecia central había estallado la Tercera Guerra Sagrada (356-346 a.C.), librada entre las tropas de la Fócide y Tebas y sus aliados. La región de la Fócide era la mayor enemiga de Tebas desde hacía muchos años, y esta rivalidad solo había aumentado desde que se iniciara la década dorada de la Confederación Beocia.

En el año 357 a.C., en un intento desesperado por recuperar su independencia, la Fócide ocupó el importante santuario de Apolo en Delfos, argumentando que tenían derechos históricos a poseerlo. El sacrilegio de esta ocupación se habría resuelto rápido si no fuera por dos factores, desencadenantes de un conflicto que finalmente duró una década: el uso del tesoro de Apolo por parte de la Fócide para reclutar un poderoso ejército mercenario, y la inacción de atenienses y espartanos. Ante su incapacidad para derrotar por sí mismos a los focenses, en el año 347 a.C. el bando tebano pidió ayuda a Filipo II como nuevo líder de Tesalia. Como consecuencia de su ayuda militar y sus acciones diplomáticas, los focenses acabaron por rendirse en el 346 a.C.

Reconstrucción en maqueta del santuario de Delfos, escenario de la Tercera Guerra Sagrada
Reconstrucción en maqueta del santuario de Delfos

Cabe destacar como contexto que todos los asuntos del oráculo de Delfos y sus tierras estaban administrados por un organismo, el Consejo Anfictiónico, integrado por los pueblos vecinos de Delfos, como los tesalios, los focenses, los beocios, los dorios o los jonios. Debido al funcionamiento de los votos del Consejo, repartidos de forma desigual entre sus miembros, la victoria sobre la Fócide hizo que Macedonia obtuviera la mayoría de los veintidós votos que había en total, al sumar los doce de los tesalios y los dos de los focenses. Gracias a esta oportuna intervención en la Tercera Guerra Sagrada, Filipo II había encontrado la forma perfecta de entrar en la vida de las polis griegas, iniciando un imparable ritmo de intervencionismo que ya no se detendría.

Atenas durante la Tercera Guerra Sagrada

Las relaciones entre los atenienses y los macedonios no habían sido nada buenas desde el inicio del reinado de Filipo II. En el año 359 a.C., el joven rey había convencido a los atenienses para que retiraran su apoyo al pretendiente al trono macedonio, Argeo, a cambio de devolverles la ciudad de Anfípolis. Poco tiempo después, en el 357 a.C., los atenienses se dieron cuenta del error cometido cuando Filipo II conquistó Anfípolis tras un muy breve asedio gracias a sus máquinas.

A partir de aquí, las relaciones entre ambos Estados empeoraron cuando, al año siguiente, el soberano macedonio conquistó las ciudades aliadas que le quedaban a Atenas en la región: Pidna, Metone y Potidea. De este modo, Atenas ya no tenía ninguna influencia en la península Calcídica. La lenta recuperación económica experimentada por la polis en la primera mitad del siglo IV a.C., sumada a su participación en la Guerra Social (357 – 355 a.C.) contra algunos de sus antiguos aliados, impidieron a los atenienses combatir a los macedonios. También, la prudencia era un factor fundamental para los atenienses, dado el poderío cada vez mayor de Filipo II. Sin embargo, esta política de no intervención no salvaría a los atenienses de una invasión macedonia durante mucho tiempo.

Caballería de élite del ejército macedonio, fundamental en la Tercera Guerra Sagrada
Ilustración de la caballería de élite del ejército macedonio (Arrecaballo)

Después de la victoria macedonia en la Tercera Guerra Sagrada, Atenas comprendíó que sus pequeñas e ineficaces acciones bélicas de la década pasada de nada le iban a servir ante el poderío de Filipo II, por lo que se vio necesario firmar la paz con el gigante macedonio para ganar tiempo. En el 346 a.C., el político ateniense Filócrates se encargó de negociar un tratado de paz que llevó su nombre, la llamada Paz de Filócrates. Los términos de ésta fueron muy humillantes para Atenas: renunciaba a sus pretensiones sobre Anfípolis, renunciaba a proteger a sus aliados del norte, y establecía que la Segunda Liga Ateniense sería a partir de ese momento aliados perpetuos de Macedonia.

Bibliografía

BARCELÓ, P. (2011): Alejandro Magno. Alianza Editorial, Madrid.

DOMÍNGUEZ MONEDERO, A. (2006): Atlas histórico del mundo griego antiguo. Síntesis, Madrid.

DE SOUZA, P. (2008): La guerra en el mundo antiguo. Editorial Akal, Madrid.

FERNÁNDEZ, P. (2002): Historia antigua universal II: el mundo griego hasta la segunda mitad del siglo IV a.C. UNED, Madrid.

GÓMEZ ESPELOSÍN, F. (2001): Historia de la Grecia antigua. Akal, Madrid.

LANE, R. (2008): El mundo clásico. La epopeya de Grecia y Roma. Crítica, Barcelona.

POMEROY, S. [et.al.] (2012): La antigua Grecia. Historia política, social y cultural. Crítica, Barcelona.

Para saber más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Inline