Saltar al contenido
HISTORIAE

El reinado de Seneferu

Artículo sobre Seneferu escrito por Álvaro Comes Cervera, graduado en Historia.

Introducción

Seneferu (también conocido como Esnofru) reinó en Egipto en torno a los años 2614-2579 a.C., y según Manetón sería el primer soberano egipcio de la IV Dinastía, famosa por ser la dinastía que dio lugar al apogeo de la construcción de las pirámides. Este mérito, que sin lugar a dudas es de Seneferu y sus constructores, ha quedado eclipsado por la monumentalidad y esplendor de las pirámides de Giza. Sin embargo, no solo Seneferu abrió el camino como veremos a continuación, sino que en realidad es oficialmente el mayor constructor de pirámides de la Historia del antiguo Egipto.

Representación de Seneferu en su templo funerario de Dahshur
Representación de Seneferu en su templo funerario de Dahshur

Conociendo a Seneferu

Seneferu fue un faraón que, a diferencia de sus sucesores, fue recordado como un faraón modélico. No nos ha llegado ningún relato contemporáneo sobre su reinado, por lo que tenemos que utilizar fuentes posteriores como son la Piedra de Palermo y el papiro Westcar. La Piedra de Palermo es una fuente cercana a la época de Seneferu, pues se distancia solamente 200 años en el tiempo. Sin embargo, el papiro Westcar es ya bastante posterior, pues se separa del reinado de Seneferu unos 700 años (en torno al 1900 a.C.).

En la Piedra de Palermo se hace referencia a las campañas militares que Seneferu realizó en Nubia y en Libia con un abundante botín. En esta fuente se puede apreciar la importancia comercial de Egipto, pues se hace referencia a una enorme expedición comercial de cuarenta barcos para conseguir madera de cedro. Ésta era uno de los materiales más valiosos en el antiguo Egipto, pues en el país del Nilo apenas se podía conseguir madera y debía de ser importada. Uno de los hechos más curiosos recopilados en esta fuente es la construcción de un enorme barco hecho con madera de cedro, el cual llegó a tener 45 metros de eslora, lo que para este periodo de Egipto es un auténtico mastodonte flotante.

Piedra de Palermo
Piedra de Palermo

El hecho quizás más anecdótico de este faraón lo recoge el papiro Westcar. En él se hace referencia a la bondad de Seneferu y a su interés por hallar formas de entretenimiento en su tiempo libre. Un día el faraón decidió que se le trajeran a sus esclavas más bellas, las vistieran con vestidos muy ornamentados, prepararan una barca en el estanque del palacio real y ellas fueran las remeras. Durante ese paseo en barca, a una de las mujeres se le cayó una joya muy valiosa al estanque. Seneferu pidió ayuda a su sacerdote para que, con unos conjuros, el propio Seneferu recuperara la joya para la dama, así mostrando el carácter bondadoso de este faraón.

Más allá de esto, lo que sin duda alguna ha hecho que Seneferu pase a la Historia faraónica es su enorme labor constructora de pirámides. No solo es el faraón que más toneladas ha removido para construirlas, sino que además es el primero en lograr la pirámide de caras lisas, o como hoy en día la consideramos, la pirámide perfecta.

Seneferu y la pirámide de Meidum

El camino de Seneferu hacia la pirámide perfecta comenzó en la localidad de Meidum, donde edificó el primero de sus tres complejos funerarios. Meidum se encuentra a unos noventa kilómetros de la antigua capital de Egipto, Menfis. Este complejo supone una novedad en la construcción de los complejos funerarios piramidales egipcios. Tenemos por primera vez una pirámide satélite que acompaña a la principal y una calzada que llevaría hacia el templo del valle. El Templo del Valle era un edificio religioso en el cual se realizan las actividades religiosas y posiblemente la preparación del enterramiento del faraón. En Meidum no se ha encontrado templo del valle, aunque sí una pequeña capilla de culto al faraón donde se han encontrado estelas del propio Seneferu, aunque sin su nombre escrito.

Pirámide de Meidum
Pirámide de Meidum

La pirámide principal del complejo era escalonada, igual que sus precedentes. Sin embargo, esta pirámide era la más alta de su época (unos 90 metros de altura) y además traía consigo una novedad: la cámara funeraria del faraón estaba por encima del nivel del suelo. Esto solo lo veremos en las pirámides de Seneferu y en la gran pirámide de Giza. Para proteger la cámara del faraón de todo el peso de la pirámide, se creó una bóveda en forma de hileras que distribuía el peso por los laterales, manteniendo así la estabilidad de los corredores y de la propia cámara funeraria. También Meidum destacó por el hallazgo de algunas mastabas con decorados muy abundantes como la del visir Nefermaat y la escultura del hermano de Seneferu, Rahotep y su esposa Nofret. En Meidum comenzó la época de esplendor del arte egipcio durante el Reino Antiguo (2686-2181 a.C.)

Seneferu y el complejo funerario de Dahshur

Tras unos catorce años de trabajo, el complejo de Meidum fue finalizado. Sin embargo, Seneferu decidió trasladar su corte y erigir otro complejo en Dahshur. No se sabe porque tomó esta decisión: pudo haberse debido a la muerte de su heredero, pues en Meidum se ha hallado una mastaba con un sarcófago de granito rojo (el más antiguo conservado) y se ha sospechado que pudo haber sido de uno de los hijos de Seneferu, y aún más importante, el heredero del propio faraón. Otros creen que se debió a motivos de control, aunque la diferencia entre ambos territorios no era muy grande, solo recortaba 30 kilómetros de distancia con la ciudad de Menfis.

Bóveda en hileras en la pirámide Roja
Bóveda en hileras en la pirámide Roja

Fuera como fuese, Seneferu construyó dos complejos en Dahshur. El primero de ambos fue el de la Pirámide Romboidal o Pirámide Acodada, que imitaba el sistema de bóvedas de hileras que disponía la pirámide de Meidum y también añadía la famosa pirámide satélite. Sin embargo, esta pirámide trae la novedad de constituirse en la primera pirámide de caras lisas. No obstante, por problemas de estabilidad durante su construcción, los ingenieros tuvieron que terminar la parte superior inclinando su ángulo, dando su curiosa forma actual.

En su complejo se ha podido hallar el trazado de la muralla que cubría la pirámide y su satélite, así como la calzada ceremonial y un templo anexo. Este templo se pensó que pudo ser el templo del valle de esta pirámide, pero se halló que la calzada continua hacia el río Nilo. Así pues, se sospecha que el templo del Valle estaría más cerca del Nilo, pero todavía está pendiente de investigación. Este modelo de complejo funerario piramidal es el equivalente al que luego construirá el hijo de Seneferu, Keops, en Giza.

La pirámide Acodada
La pirámide Acodada

No se sabe si Seneferu tenía pensado un complejo enorme con otra pirámide, quizás más enfocada a su culto personal, o que no se fiaba de la estabilidad de la pirámide Romboidal. Lo cierto es que, a tan solo dos kilómetros de esta, Seneferu construyó su último complejo. En este lugar emplazó la tercera de sus pirámides principales, la Pirámide Roja. Esta pirámide es la primera que consigue la forma perfecta de pirámide. Su altura es la misma que la Romboidal (105 metros) pero es más grande que la segunda debido a que su base es mas extensa. En la actualidad es la tercera pirámide en tamaño de Egipto. Sin embargo, su complejo está inacabado debido a que se inició cuando el faraón era ya viejo y no dio tiempo a terminarlo.

Sin duda alguna, esta carrera realizada por Seneferu y sus constructores para lograr la pirámide perfecta dio un resultado muy positivo. Estos resultados dieron lugar a una de las mejores generaciones de arquitectos del antiguo Egipto, y con ello, la generación que construyó la gran pirámide de Giza.

La Pirámide Roja de Seneferu en la actualidad
La Pirámide Roja de Seneferu

Bibliografía

APPIA, M.: Guía arqueológica de Egipto y Nubia. Ed. Ediciones folio S.A., Barcelona. 2005.

FERNANDEZ J.J.: Historia de Egipto. Manetón. Akal, Madrid. 2008.

HAWASS, Z.: Las montañas de los faraones. Ed. Crítica, Barcelona. 2007.

PARRA, J.M. : La vida cotidiana en el antiguo Egipto. Ed. La esfera de los libros, Madrid. 2015.

SANCHEZ, A.: La literatura en el antiguo Egipto. Ediciones Egiptomanía S.L., Sevilla. 2003.

SCHULZ, R.: Egipto. El mundo de los faraones. Ed. Konemann, Potsdam. 1998.

Artículo escrito por Álvaro Comes Cervera, graduado en Historia.

Para saber más


       Álvaro Comes Cervera es graduado en Historia por la Universidad de Valencia (2013-2017). Es colaborador habitual en la sección de Historia del diario digital “EsDiario”. Sus intereses se centran en la Historia Antigua, Historia moderna de España y la Historia de la Ciencia en general. Es el autor del recién creado canal de Youtube “Proyecto historia”, centrado en la divulgación histórica a niveles generales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Inline
Inline