Saltar al contenido
HISTORIAE

La reina Nefertari

Fragmentos de un artículo sobre la reina Nefertari publicado por mí en el número 16 de la revista Egiptología 2.0. Puedes acceder al artículo en su versión original y completa a través de este enlace.

¿Quién fue Nefertari?

Nefertari Meryt-en-Mut, más conocida simplemente como Nefertari (aprox. 1299 – 1255 a.C.), fue la primera y más importante «Gran Esposa Real» de Ramsés II (1279-1213 a.C.), uno de los faraones más conocidos de la Historia del Antiguo Egipto, contextualizado en la XIX Dinastía, la primera del llamado periodo ramésida (un sub periodo del Reino Nuevo que abarca entre el 1295 y el 1069 a.C.).

Las fuentes de conocimiento en las que nos basamos para conocer la vida y obra de esta reina son muy escasas y dispersas. Se basan en las representaciones de ceremonias públicas en las que aparece junto a su marido, sus representaciones propias con los atributos de la diosa Hathor en Abu Simbel o su espectacular tumba, una de las mejor conservadas de la necrópolis real del Valle de las Reinas.

Representación de la reina Nefertari en su tumba del Valle de las Reinas
Representación de la reina Nefertari en su tumba del Valle de las Reinas (Fuente: National Geographic)

Nefertari, la esposa de Ramsés II

Ocho fueron las mujeres calificadas oficialmente como «Gran Esposa Real» a lo largo de la vida de Ramsés II: Nefertari, Isis-Nofret, la princesa hitita Neferura, Henutmira, Bintanat, una segunda princesa hitita de nombre desconocido, Merytamón y Nebettaway. De entre todas ellas, el papel preponderante de Nefertari es innegable, tal y como se aprecia en sus representaciones conjuntas y en los monumentos que Ramsés II le dedicó. Sin embargo, a pesar de haber sido siempre su favorita, finalmente fue un hijo de Isis-Nofret (Merenptah) el que le sucedió en el trono egipcio.

Se estima que al final de su vida Ramsés II había tenido cerca de cien hijos: entre 48 y 50 varaones y entre 40 y 53 mujeres, de los cuales más de una decena eran hijos de sus dos primeras esposas. Del matrimonio entre Nefertari y Ramsés II nacieron al menos ocho hijos, presentados aquí por orden de nacimiento: Amon-her-jepesh-ef, Reherounemef, Neferatary, Nebettaway, Merytamón, Henout-Taouy, Meri-Ra y Meri-Atum.

Estatuas de Ramsés II y Nefertari en el templo de Luxor
Estatuas de Ramsés II y Nefertari en el templo de Luxor (Fuente: Flickr)

Nefertari, la reina y la diosa

Nefertari fue mucho más que la madre de los hijos de Ramsés II, ya que desempeñó un importante rol en la religión egipcia, el de «Esposa del dios«. Todo comenzó en el segundo año de reinado de Ramsés, momento en el que se inicia la construcción de uno de sus monumentos más famosos, el Ramesseum. Al norte de la Gran Sala Hipóstila se edificó un mammisi, un recinto en el que se realizaban ceremonias que divinizaban a las reinas por medio del misterio de su nacimiento divino. Según la ideología real egipcia, el dios Amón se habría unido físicamente con la reina Mut-Tuya para engendrar a Ramsés II y también lo habría hecho con Nefertari para que ésta concibiera al príncipe Amon-her-jepesh-ef.

Más allá de su influyente rol religioso, Nefertari también podría haber ejercido un papel en la política exterior egipcia, tal y como se demuestra en el conflicto militar más famoso de su marido. La batalla de Qadesh fue una contienda bélica que enfrentó al ejército de Ramsés II con el ejército del rey hitita Muwatalli II (c. 1295-1272 a.C.) en el año 1274 a.C., generando un singular tratado de paz (1259 a.C.),  que constituye el primer tratado de paz documentado y conservado en la actualidad de toda la Historia.

Ilustración que recrea la batalla de Qadesh (Fuente: Arrecaballo)
Ilustración que recrea la batalla de Qadesh (Fuente: Arrecaballo)

Aparte de la importancia histórica de la batalla, lo relevante para la temática aquí tratada es que Nefertari participó activamente en las largas y complicadas negociaciones de paz entre ambas cortes al mantener una estrecha y amistosa relación epistolar con Pudu-Hepa, la esposa de Khattushili III (1267-1237 a.C.), el rey de los hititas por aquel entonces. El texto de estas cartas, sin duda supervisado previamente por los diplomáticos egipcios, se limita a interesarse por la salud y el bienestar de su homóloga hitita y a desear que los dioses egipcios e hititas permitan que la paz sea duradera.

La tumba de Nefertari en el Valle de las Reinas

Exceptuando a Akhenaton/Amenofis IV (1352-1336 a.C.) , todos los reyes de las dinastías XVIII, XIX y XX (Reino Nuevo, aprox. 1550 – 1069 a.C.) fueron enterrados en tumbas subterráneas labradas en la roca en el denominado Valle de los Reyes, cuyas entradas se tapaban con cascotes que ocultaban  todo rastro del lugar.

Paralelamente a este gran centro real de enterramiento existía lo que los textos llamaban Ta Set Neferu, más conocido como el Valle de las Reinas. Situado al sudoeste del Valle de los Reyes, el Valle de las Reinas fue una gran necrópolis en la que se enterraron príncipes, princesas y altos personajes de la corte egipcia desde la Dinastía XVIII, y las reinas a partir del inicio de la Dinastía XIX con Ramsés I (1295 – 1294 a.C.). Las tumbas pueden clasificarse en dos grandes categorías: los pozos funerarios de la Dinastía XVIII, sencillos y sin pinturas murales; y los grandes sepulcros de las Dinastías XIX y XX, con estructuras más complejas y grandes representaciones decorativas.

Antecámara de la tumba de Nefertari
Antecámara de la tumba de Nefertari (Fuente: National Geographic)

De las más de cien tumbas halladas hasta el momento en el Valle de las Reinas, sin duda la más importante es la de la reina Nefertari, descubierta en 1904 por el arqueólogo italiano Ernesto Schiaparelli. La estructura de la tumba, con salas, pasillos descendentes, cámara funeraria y anexos, refleja el itinerario del difunto en su viaje para transformarse en una divinidad.

A la tumba de Nefertari se accede descendiendo una rampa escalonada que lleva a una antecámara, cuyas paredes cuentan con una decoración basada en escenas sacadas del capítulo XVII del Libro de los Muertos. Antes de seguir profundizando en la tumba, un vestíbulo se abre en la parte oriental de la antecámara, donde se representa a Nefertari siendo recibida y presentada a los dioses Neit, Horus, Ra-Haractes y Hathor-Imentit. Asimismo, al este del vestíbulo se abre una sala anexa, llamada «cámara lateral» por Schiaparelli, en cuyas paredes se representan varios capítulos del Libro de los Muertos y se evoca al ciclo eterno de la vida.

Desde la antecámara se llega a la cámara funeraria a través de una segunda rampa escalonada que sigue el eje longitudinal de la tumba hacia el norte. En la parte superior de las paredes de esta escalera la reina aparece ofreciendo comida y bebida a Hathor, Selquis, Isis y Neftis, y en la parte central y final hay pinturas con ureos alados y Anubis en su forma animal. Al llegar a la cámara funeraria de la tumba de Nefertari nos encontramos con cuatro columnas decoradas que marcarían el lugar en el que estaría colocado el sarcófago. Por último, más al norte nos encontramos la capilla o celda, dedicada al culto de la difunta; y una serie de estancias al oeste, utilizadas como almacenes.

Cámara funeraria de la tumba de Nefertari
Cámara funeraria de la tumba de Nefertari (Fuente: National Geographic)

El destino de la tumba de Nefertari y su espléndido ajuar funerario fue muy similar al de muchos de sus contemporáneos, ya que debió ser robada por los saqueadores de tumbas en una fecha cercana a la de su enterramiento. Las pinturas de sus paredes estaban en un precario estado de conservación cuando Schiaparelli las vio por primera vez, a causa de la mala calidad de la piedra caliza que les servía como soporte. No obstante, gracias a las restauraciones más recientes se ha podido dar luz e integridad a estas magníficas escenas, rescatando para siempre del olvido a una de las reinas más importantes de la Historia del antiguo Egipto, Nefertari Meryt-en-Mut.

Bibliografía

BEDMAN, T. (2007): Reinas de Egipto. El secreto del poder. Alianza Editorial, Madrid.

BEDMAN, T.: «La Princesa Hereditaria, la amada de Mut, la que había sido hecha bella, Nefertari», en Biblioteca Virtual del Instituto de Estudios del antiguo Egipto.

BONGIOANNI, A. (2001): Atlas del antiguo Egipto. Alianza Editorial, Madrid.

SHAW, I. (2014): Historia del Antiguo Egipto. Ed. La esfera de Libros, Madrid.

WILDUNG, D. (2004): Egipto. De la prehistoria a los romanos. Ed. Taschen, Madrid.

AUTORES, VARIOS (2013): Egipto. National Geographic. Ed. RBA, Barcelona.

Fragmentos de un artículo publicado por mí en el número 16 de la revista Egiptología 2.0. Puedes acceder al artículo en su versión original y completa a través de este enlace.

Para saber más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Inline