Saltar al contenido
HISTORIAE

Entrevista a Adrienne Mayor

Adrienne Mayor

Hoy tenemos el placer de tener en esta sección de entrevistas a una de las historiadoras de la Antigüedad más innovadores e importantes de la actualidad. Adrienne Mayor, bienvenido al sitio web de Historiae.

Muchas gracias, es un placer estar aquí.

Antes de nada, quería mostrarle mi gran admiración por su magistral trayectoria. Desde su puesto en la Universidad de Stanford, su línea de investigación se centra en el conocimiento de la naturaleza contenida en los mitos precientíficos y las tradiciones orales, así como en las similitudes con los métodos científicos modernos. Más allá de eso, ha publicado numerosos libros que han sido traducidos a una docena de idiomas y ha aparecido en prestigiosas revistas académicas y divulgativas, ha dado conferencias en algunos de los museos más importantes de Estados Unidos, ha trabajado para History Channel, Discovery o National Geographic y ha sido entrevistada por la BBC o el New York Times. Además, ha sido colaboradora habitual de la web de historia de la ciencia Wonders and Marvels y durante años mantuvo un perfil de Facebook bajo el nombre de Mithradates Eupator que se convirtió en una red activa para más de 2.500 personas. ¿Cómo se combina todo este trabajo?

Gracias por sus amables palabras. Antes de venir a la Universidad de Stanford en 2006, todas mis investigaciones y escritos se realizaron como un académico independiente, sin afiliación académica; fui editor independiente y trabajé en mis propios proyectos en el poco tiempo libre que tenía. Ahora que estoy trabajando en Stanford, me siento muy agradecida por mi puesto como investigadora académica en el Departamento de Clásicas y en el Programa de Historia y Filosofía de la Ciencia. Esta es una posición no docente con una oficina y una cuenta de investigación, renovada cada cinco años, siempre y cuando esté publicando y dando conferencias activamente.

Con el apoyo de la universidad, la asociación con colegas y el acceso al sistema universitario y la biblioteca, ahora tengo el tiempo y los medios para investigar y escribir a tiempo completo. Cada uno de mis libros recibe toda mi atención y tarda unos cinco años en completarse. Los temas sobre los que elijo escribir son a veces oscuros o poco estudiados, así que por eso despiertan mi propia curiosidad por aprender más. Me encanta investigar desde el principio y continuar haciéndolo hasta el último minuto de la etapa de escritura.

Dar una conferencia sobre mi trabajo en museos y otros lugares públicos es muy divertido porque las preguntas de la audiencia son invariablemente interesantes. Todavía mantengo dos grupos de Facebook con miles de miembros de todos los ámbitos de la vida, académicos y de interés popular, de todo el mundo: Mithradates Eupator y Amazons Ancient and Modern, y también disfruto de Twitter. Con estos grupos de redes sociales puedo mantenerme actualizado y en contacto con académicos, especialistas y otras personas de todo el mundo.

Adrienne Mayor
Fotografía de Adrienne Mayor
 

Su último trabajo es Dioses y robots. Mitos, máquinas y sueños tecnológicos en la Antigüedad (2019), publicado en español por Desperta Ferro ediciones. Como se expresa en él, no todo lo relacionado con la robótica, la creación de vida artificial o la mejora de nuestras condiciones físicas naturales a través de la tecnología es algo pensado y estudiado solo en nuestro tiempo contemporáneo. A través de la mitología griega, romana, egipcia, china e india, la gente de todo el mundo imaginó todo tipo de formas de inteligencia artificial, pero … ¿cómo empezó todo? ¿Cómo y por qué los pueblos antiguos comenzaron a desarrollar estas ideas de seres creados, no nacidos?

Para mi libro, me pregunté ¿quién imaginó por primera vez robots, mejoras humanas e inteligencia artificial, y cuánto tiempo hace de ello? ¿Era posible que las ideas -conceptos- sobre dispositivos autómatas y otros tipos de vida artificial se pudieran haber imaginado mucho antes de que la tecnología lo hiciera posible? Descubrí que, ya en la época de Homero hace más de 2.500 años, los mitos griegos ya estaban imaginando cómo imitar, aumentar y superar la naturaleza mediante la biotecnología, «la vida a través de la artesanía». Estos mitos sobre los seres que fueron «creados, no nacidos» fueron algunas de las primeras historias de ciencia ficción.

Creo que los mitos sobre autómatas y dispositivos animados animaron a la gente en tiempos antiguos para dejar volar su imaginación, mediante la descripción de las maravillas que Hefesto, el dios de la invención, o el genial artesano Dédalo podría hacer, usando los mismos materiales y herramientas que los herreros y artesanos ordinarios utilizaban en la Tierra, pero con resultados sorprendentes. Los mitos permitieron a las personas reflexionar sobre cómo se podrían fabricar dispositivos móviles, androides y máquinas automatizadas si solo uno poseyera poderes divinos e ingenio. Otro objetivo de los mitos era contar historias emocionantes y significativas. Las historias míticas son memorables y se perpetúan si tienen complejidad y relevancia duradera. Los cuentos antiguos sobre autómatas y seres artificiales invitan a las personas en la antigüedad y a nosotros hoy a pensar acerca de los problemas y dilemas asociados con tratar de imitar o superar a la naturaleza.

Los antiguos mitos podrían haber inspirado a verdaderos ingenieros y artesanos para fabricar dispositivos genuinos de movimiento automático y máquinas mecanizadas en la era helenística que comenzó en el siglo IV a.C. Alejandría, en Egipto, con su gran Biblioteca y Museo, atrajo a muchos inventores a la ciudad que crearon una profusión de autómatas históricos, artilugios animados, teatros automáticos y otras maravillas de la ingeniería. Y como usted señaló, los griegos no eran los únicos en imaginar la vida artificial. Las antiguas crónicas, epopeyas y colecciones de tradiciones orales chinas e indias contienen evidencias similares. El impulso de imitar e incluso superar la naturaleza parece ser universal y atemporal.

Un ensayo tan original e innovador como Dioses y robots habrá requerido una gran cantidad de investigación previa, consultando cientos de referencias bibliográficas de muchas civilizaciones diferentes. ¿Qué nos puede decir sobre este intenso trabajo de documentación?

Para Dioses y robots, reuní todos los textos y fragmentos de poesía, mitos, historia, arte y filosofía antiguos relacionados con la creación de vida artificial que pude encontrar. Dado que este tema no se había estudiado previamente, no existía mucha literatura secundaria, por lo que requirió una gran cantidad de lectura de textos griegos y latinos, en busca de descripciones de estatuas animadas, dispositivos autómatas, la búsqueda de la inmortalidad y el rejuvenecimiento, mejoras humanas…

Afortunadamente, muchos textos antiguos ahora están disponibles online en el idioma original y en la traducción. También miré a través de cientos de obras de arte antiguas, especialmente pinturas de jarrones griegos; muchas de ellas están online, pero también visité colecciones de museos de todo el mundo. ¡Afortunadamente, este tipo de investigación es mi parte favorita del proceso de escritura ! También dependía de otros amigos académicos para que me ayudaran con las traducciones, no podría producir ninguno de mis libros sin la experiencia de estos especialistas.

Con Desperta Ferro ediciones, usted publicó otro interesante ensayo histórico en 2018 titulado Fuego griego, flechas envenenadas y escorpiones: la guerra química y biológica en la Antigüedad. En él se muestra que, mucho antes del gas mostaza, el napalm o el ántrax, el mundo había estado usando armas biológicas y químicas durante muchos siglos en el curso de sus conflictos militares. Sin el conocimiento científico que tenemos hoy, ¿cómo se explicaron los efectos producidos por estas armas en la Antigüedad?

Muchos historiadores modernos han asumido que la guerra biológica y química no se practicaba en el mundo antiguo, por dos razones básicas. Primero, piensan que el armamento biológico o químico debe haber requerido un conocimiento científico avanzado aún no desarrollado en esa época. ¿Cómo podría alguien usar la guerra de gérmenes o las armas venenosas antes de comprender la transmisión de enfermedades o la toxicología? La segunda razón dada es que las tácticas ocultas y las armas secretas eran de alguna manera «tabú» o estaban fuera de las antiguas reglas de la guerra.

Sin embargo, tal y como lo demuestra mi libro, la gran cantidad y variedad de ejemplos que documentan el uso de armas y tácticas biológicas y químicas en la antigüedad reflejan el asombroso rango de ingenio humano en el uso de sustancias y métodos no convencionales en la guerra. La guerra bioquímica es la manipulación de las fuerzas de la naturaleza para atacar o destruir insidiosamente las funciones biológicas de un enemigo de maneras que no pueden evitarse ni desviarse. En otras palabras, los pueblos antiguos descubrieron cómo utilizar cualquier elemento natural que tuvieran a mano. Uno no necesitaba una comprensión científica de cómo funcionaba realmente un veneno, una toxina o un patógeno. En cambio, todo lo que se necesitaba era una observación aguda, experimentación y la voluntad de recurrir a una guerra no convencional sin escrúpulos.

Amazonas. Guerreras del mundo antiguo se publicó en 2014, y Mitrídates el Grande. Enemigo implacable de Roma salió en 2009. Precisamente, este último fue finalista en la categoría de no ficción en el prestigioso National Book Award en 2009, fue calificado por el Washington Post como uno de los mejores libros del año y ganó en 2010 el Independent Publishers ‘Book Award. ¿Por qué cree que una figura histórica tan importante como Mitrídates no había sido objeto de un ensayo histórico de esta magnitud hasta ahora?

La biografía completa más conocida de Mitrídates fue escrita en 1890 por el historiador Theodore Reinach, solo disponible en francés y alemán. Un estudio académico por Luis Ballesteros Pastor, Mitrídates Eupator, rey del Ponto, fue publicado en español en 1996. Pero, ¿por qué una figura histórica tan importante ha sido tan descuidada? Una razón es el conocido cliché: los vencedores escriben la historia. Después de décadas, los romanos finalmente ganaron las Guerras Mitridáticas, así que las historias de sus enemigos rara vez se registraban desde una perspectiva no romanófila. Otra razón es que Reinach y otros académicos del siglo XIX que escribieron sobre Mitrídates lo etiquetaron como un sultán otomano decadente y cruel, lo que facilitó descartar a Mitrídates como un simple bárbaro asiático. Sin embargo, lo cierto es que Mitrídates era un gobernante altamente educado, inteligente y cosmopolita que apoyaba la democracia contra la tiranía romana. En otras palabras, a veces he culpado a Shakespeare por nunca escribir una tragedia sobre Mitrídates, ¡o a Karl Marx por glorificar a Espartaco en lugar de a Mitrídates jajaja!

Más allá de sus magníficos libros, usted ha reforzado su trabajo de divulgación histórica a través de conferencias en el Museo de Historia Natural, el Museo de Bellas Artes de Boston, el Museo Smithsonian, el Instituto de Arte de Chicago o el Museo Getty, y a través de entrevistas en NPR, BBC y Costa para Costa AM, en el New York Times, el History Channel, el National Geographic… Además, mantuvo durante años un grupo de Facebook, Mithradates Eupator, que se convirtió en una red activa para más de 2.500 personas. En términos de divulgación histórica, ¿cree que tiene algo más por hacer?

Durante el año pasado, disfruté grabando muchos podcasts sobre mi investigación y hallazgos sobre las antiguas amazonas, la guerra biológica y química, y los autómatas en la Antigüedad. También fue una gran aventura ser invitada a presentar mi trabajo sobre ideas antiguas sobre tecnología e inteligencia artificial en Singapur y Taiwán, entre otros lugares.

Usted era también una colaboradora habitual durante años en la prestigiosa web de historia de la ciencia sitio Wonders and Marvels, que estuvo activa entre 2008 y 2017. Para los lectores que nunca la visitaran, ¿qué puede decirnos de esta experiencia enriquecedora?

Contribuir al sitio web de historia de la ciencia Wonders and Marvels durante nueve años fue un gran privilegio y una forma maravillosa de relacionarse con otros historiadores de la ciencia y lectores generales. Fue un desafío gratificante tener que escribir pequeñas historias breves, de solo 300 palabras, que descubrieron núcleos científicos e históricos de la realidad en términos míticos o legendarios.

Desgraciadamente, en este momento vivimos en un mundo completamente pausado por la pandemia de coronavirus, y todo tipo de actividades sociales presenciales se han cancelado o restringido en muchos países de todo el mundo. Particularmente, ¿cómo ha afectado esta situación a su trabajo como historiadora?

Está prohibido viajar a conferencias y museos e incluso a la oficina de mi campus. Mis colegas académicos, escritores y amigos intentan mantener el contacto en las redes sociales Facebook y Twitter, y seguimos intercambiando conocimientos y ayudándonos mutuamente durante estos tiempos difíciles. Fue especialmente decepcionante tener que cancelar el que iba a ser mi primer viaje a Sicilia en el mes de marzo, cuando el coronavirus golpeó por primera vez a Italia. Mi esposo y yo estábamos ansiosos por visitar docenas de templos famosos, fortalezas y otros sitios históricos importantes para nuestros proyectos de investigación individuales. Intento aceptar cada invitación para hacer una entrevista o un podcast sobre mi trabajo y me mantengo al día con otros historiadores y académicos y sus proyectos. Pero como usted señala, estos tiempos son limitantes para la comunicación y la erudición.

En el futuro cercano, ¿cuáles son sus próximos proyectos profesionales? ¿Veremos publicado dentro de poco un nuevo ensayo histórico firmado por Adrienne Mayor?

Actualmente, estoy juntando una colección de mis mejores escritos para Wonders and Marvels, junto con otras piezas que revelan hechos científicos incrustados en leyendas y mitos. Todo ello para un próximo libro con Princeton University Press cuyo título será «Flying Snakes and Griffin Claws». La geomitología es otro de mis proyectos, es decir, todo lo relacionado con las leyendas antiguas sobre terremotos, volcanes, tsunamis y similares.

Adrienne Mayor, ha sido un maravilloso placer que hayas estado aquí con nosotros. Te deseamos que sigas teniendo en el futuro el mismo o un mayor aun éxito de público y crítica que hasta ahora. Muchísimas gracias por todo.

¡Gracias a ti por tu apoyo y tus preguntas tan interesantes!

Resumen
Entrevista a Adrienne Mayor, historiadora de la universidad de Stanford
Nombre del artículo
Entrevista a Adrienne Mayor, historiadora de la universidad de Stanford
Descripción
Entrevista a la historiadora Adrienne Mayor, autora de "Dioses y robots", "Amazonas", "Mitrídates el Grande" o "Fuego griego", entre otras obras
Autor
Web
Historiae
Logo de la web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Óscar Hernández Abreu .
  • FinalidadModerar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Sered.net.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Inline