Saltar al contenido
HISTORIAE

Entrevista a Adrian Goldsworthy

Entrevista a Adrian Goldsworthy

Antes de nada, me gustaría mostrarle mi profunda admiración por su carrera profesional. Usted, Adrian Goldsworthy, ha publicado numerosos libros y artículos sobre la antigüedad clásica, ha participado en programas y documentales para canales de televisión como la BBC, Canal Historia, National Geographic o Discovery. Además, ha dado clases e impartido conferencias en multitud de universidades europeas y americanas y ha escrito novelas históricas. En materia de divulgación histórica, ¿cree que le queda algo por hacer?

Eso es muy amable. La historia me fascina y hay muchos más temas a explorar. Mi objetivo siempre ha sido compartir este amor por la historia y explicar por qué es tan interesante al mayor número de personas posible. La historia es apasionante porque trata sobre las personas, y cualquiera que sea su cultura y sus creencias, en el fondo se parecían mucho a nosotros. Yo escribo los libros que me gustaría leer, escritos de no ficción muy detallados sobre eventos o personas del pasado, y novelas que son historias de aventuras basadas en hechos pero que quieren ser puro escapismo. Las historias romanas son básicamente Westerns ambientados a finales del primero y a comienzos del siglo II d.C. La televisión y la radio son diferentes porque el medio es diferente, de modo que hay formas diferentes de comunicar con la audiencia. También significa trabajar como parte de un equipo —una parte muy pequeña de un equipo—, lo que supone un cambio con respecto a ser un autor en solitario. Estoy a punto de actuar como consultor histórico para algunos documentales sobre Alejandro Magno, Julio César y Cleopatra para el canal de televisión A&E (Arts & Entertainment). En menor medida, también estoy ayudando a planificar una escena de batalla para un drama en Netflix sobre los anglosajones luchando contra los daneses. Es divertido e interesante hacer todas estas cosas diferentes. Hay mucho que decir sobre hacer algo o ayudar a hacer algo, ya sea un libro o un programa de televisión. Al final se trata todo de la historia, y de las diferentes maneras de intentar mostrar a la gente lo emocionante e interesante que es el pasado.

Ahora ha salido en España Filipo y Alejandro. Reyes y conquistadores (2021), la primera edición en español de su obra Philip and Alexander. Kings and conquerors (2020). ¿Qué le ha llevado a querer abordar por primera vez un ensayo histórico centrado en la historia de la antigua Grecia en vez de en la antigua Roma?

Si uno estudia a los romanos, siempre tiene presente la historia y la cultura griegas, que tanto influyeron en los romanos. Ya he escrito algo sobre la historia griega en el pasado, sobre todo sobre los Ptolomeos para Antonio y Cleopatra. En este caso, mi editor británico me preguntó si consideraría la posibilidad de escribir un libro sobre Filipo y Alejandro. No creo que hubiera escrito sólo sobre Alejandro, pues ya hay muchos libros sobre él. Sin embargo, cuanto más lo pensaba, más me parecía que la idea de juntar a padre e hijo era una gran idea.

Portada de Filipo y Alejandro. Reyes y conquistadores, de Adrian Goldsworthy
Portada de Filipo y Alejandro. Reyes y conquistadores (Fuente: La esfera de los libros)

En Filipo y Alejandro. Reyes y conquistadores aborda las biografías y hazañas militares de Filipo II de Macedonia y Alejandro Magno, dos de los conquistadores más importantes de toda la Antigüedad. Muchas veces, la figura del padre se ha visto ensombrecida o minimizada por las acciones del hijo, así que me gustaría preguntarle hasta qué punto fueron imprescindibles las reformas militares emprendidas por Filipo para que Alejandro pudiera llegar hasta el actual Pakistán en apenas unos años.

Sin Filipo no habría existido Alejandro, y no sólo en el sentido obvio de que era su padre. Filipo II hizo que el reino de Macedonia pasara de ser un Estado débil, a menudo asolado por las guerras civiles y acosado por sus vecinos, a un Estado fuerte y unido que dominaba toda Grecia y las tierras del norte. Y no se trataba sólo de las reformas militares, sino también del pueblo. El ejército de Alejandro estaba compuesto por soldados y oficiales que habían servido bajo el mando de Filipo. La experiencia de todas esas victorias los convirtió en un equipo formidable. Tendemos a pensar que los soldados eran siempre jóvenes, pero muchos de los hombres que marcharon con Alejandro eran ya maduros, veteranos de las victorias bajo Filipo. Sólo más tarde en las campañas, los contemporáneos de Alejandro empezaron a ocupar la mayoría de los puestos superiores. Incluso entonces, muchos de los hombres que lucharon en las Guerras de los Diádocos, como Antígono y Antípatro, originalmente destacaron en el reinado de Filipo.

El aumento del número, la técnica y la disciplina de los combatientes, la mejora de las relaciones internas en el ejército, y, sobre todo, la creación de la falange macedonia, dieron al reino de Macedonia la estabilidad y la fuerza necesaria para formar el germen de su imperio. ¿De dónde o de quién se inspiró Filipo II para adoptar todas esas revolucionarias reformas militares?

Es muy difícil saberlo porque tenemos muy poca información sobre cómo y cuándo creó Filipo su nuevo ejército. Podemos ver el resultado final, pero sólo podemos teorizar sobre cómo empezaron las cosas en el 358 a.C., durante la pausa invernal antes de que se enfrentara a los ilirios que habían golpeado y matado a su hermano. ¿Cuánto había ahí desde el principio y cuánto se introdujo después? Una parte fue ciertamente gradual, como el desplazamiento de las poblaciones, formando ciudades cuyos habitantes proporcionaban los reclutas para los regimientos de base regional de la falange macedonia. Algunos sugieren que los años como rehén en Tebas enseñaron al joven Filipo sobre la disciplina y los ejercicios, o que copió las innovaciones realizadas por el ateniense Ifícrates. Sin embargo, ninguno de los dos ejemplos se ajusta a lo que creó, por lo que quizá muchas de las ideas se le ocurrieron a él mismo, sin duda influenciado por lo que había visto o leído y por los consejos de soldados y mercenarios experimentados. Lo que creó fue un ejército equilibrado, con los diferentes tipos de infantería y caballería luchando en apoyo mutuo. Esto era nuevo, al igual que la destreza en el asedio, algo que promovió contratando a expertos y animándoles a innovar.

Mosaico de Alejandro Magno hallado en una casa patricia en Pompeya
Mosaico de Alejandro Magno hallado en una casa patricia en Pompeya

Respecto a Alejandro Magno, también hay que tener en cuenta que no consiguió todo lo que consiguió solo, sino que estuvo rodeado desde el principio de su reinado por una serie de experimentados y brillantes generales. ¿Cuántas veces alguno de ellos le salvaron la vida en una batalla?

Los casos famosos son el de Clito el Negro en el río Gránico justo al comienzo de la expedición, y más tarde en la India, cuando Alejandro quedó atrapado y herido dentro de la fortaleza de los malios. Aparte, es posible que haya habido otros incidentes no mencionados por nuestras fuentes. Alejandro corrió muchos riesgos, al igual que Filipo. Ambos fueron heridos en múltiples ocasiones y podrían haber quedado lisiados o muertos si el golpe hubiera caído sólo una fracción hacia un lado o se hubiera dado con mayor fuerza. Ambos estaban bien entrenados y eran hábiles combatientes, además de comandantes, y llevaban la mejor protección disponible, pero aun así corrieron riesgos. Es muy difícil saber qué habría pasado si Alejandro hubiera muerto durante una de las campañas, ya que no había un heredero evidente y capaz.

La batalla de Gaugamela (1 de octubre del 331 a.C.) fue la mayor victoria de la década de conquistas de Alejandro Magno en particular y una de las mayores batallas de toda la Antigüedad, pero las fuentes nos transmiten una visión incompleta de los hechos y sesgada para ensalzar la figura de Alejandro y presentar a Darío III como un rey cobarde que huyó a la primera de cambio. ¿Cuál fue el verdadero rol de Parmenión en la caballería macedonia de la izquierda o la de Crátero en la izquierda de la falange?

Respecto a las batallas de Alejandro siempre existe el problema de que las fuentes pueden comenzar con una descripción de los despliegues de todo el ejército, pero a medida que se desarrolla la batalla se centran cada vez más en la zona en la que estaba Alejandro —normalmente el flanco derecho— hasta que todo gira en torno a él. Así, siempre son mucho más vagas sobre los acontecimientos en otros lugares. Sin embargo, la verdad fundamental es que Alejandro sólo podía liderar de esta forma heroica porque confiaba en que sus oficiales de todos los niveles harían lo correcto y se ocuparían de cualquier problema u oportunidad en el resto del campo de batalla. Así, Parmenión siempre se las arreglaba para mantener el flanco izquierdo, fueran cuales fueran las probabilidades, y otros comandantes tapaban cualquier hueco que se abriera en la línea. Los macedonios ganaron porque presionaron a lo largo de toda la línea enemiga. En las fuentes se tiene la impresión de que Alejandro siempre dirigió el ataque crítico, pero es poco probable que esa sea toda la verdad, de modo que Crátero y otros desempeñaron papeles vitales. Incidentes posteriores como el asesinato de Clito demuestran que había tensión y celos entre los altos mandos macedonios, especialmente cuando empezaban a beber. Asimismo, tal y como dices, el enemigo, y en especial Darío, es retratado como torpe en las maniobras de su ejército y como cobarde por huir, en contraste con el menos poderoso e importante Poro en el río Hidaspes. Todo esto ayuda a alabar a Alejandro, pero de nuevo es demasiado simplista.

Busto de Filipo II, padre de Alejandro Magno
Busto de Filipo II, padre de Alejandro Magno

Más allá de sus legendarias victorias en batallas como Gránico, Issos, Gaugamela o Hidaspes, el otro gran legado de Alejandro es el cultural, reflejado por ejemplo en la fundación de ciudades tan importantes como Alejandría en Egipto. ¿Cree usted que era consciente o incluso tenía la firme intención de que se convirtiera en una de las mayores ciudades de toda la Antigüedad?

Dudo que se diera cuenta de que la Alejandría de Egipto sería la más grande de todas las Alejandrías que fundó, pero probablemente sí esperaba que fuera importante. El hecho de que los Ptolomeos, con sede en Egipto, se convirtieran en uno de los principales contendientes en las luchas posteriores a su muerte favoreció el crecimiento de la ciudad. Sin embargo, desde el principio sus leyes se basaron en las de Atenas, por lo que las expectativas eran altas. Se fundó como una ciudad conscientemente griega, más que macedonia.

Al menos en mi humilde opinión, uno de los aspectos más interesantes del reinado de Alejandro Magno es su proceso de orientalización, su progresiva adopción de costumbres persas que tanto desagrado generó entre griegos y macedonios. En este sentido, Alejandro tuvo tres esposas —Roxana, Parisatis y Estatira— y las tres fueron orientales. ¿Por qué nunca se casó con una mujer macedonia?

Bueno, para empezar tenemos que recordar que Filipo sólo se casó con una macedonia casi al final de su vida. Sus otras esposas —de Tesalia, Iliria, Epiro, etc.— procedían de culturas cercanas que los macedonios entendían mejor. Además de la ventaja política que ofrecía la alianza con los vecinos, era claramente un difícil acto de equilibrio tomar una esposa macedonia sin alterar el equilibrio entre los principales nobles de la corte. Así que, en cierto sentido, Alejandro estaba actuando como lo había hecho su padre, utilizando el matrimonio para cimentar alianzas con enemigos recientemente derrotados. Arreglar un matrimonio con una mujer de la nobleza macedonia no habría sido demasiado fácil desde la distancia. También tendemos a olvidar que Alejandro no sabía que iba a morir tan joven. Probablemente supuso que tenía mucho tiempo por delante. De hecho, no lo sabía, y nunca llegó a establecer cuál sería la relación en el futuro entre el reino de Macedonia y el gran imperio que había conquistado.

Adrian Goldsworthy en 2016
Adrian Goldsworthy en 2016

Al final, en el 323 a.C. moría en Babilonia sin un sucesor claro y sin una administración imperial sólida, como muestra el hecho de que sus diádocos empezaran a pelearse entre ellos menos de dos años después de su muerte ¿Cree usted que Alejandro solo fue un genio como conquistador pero que le faltó desarrollar su faceta como gobernador o administrador de aquel imperio tan gigante?

Una vez más, hay que recordar el poco tiempo que tenía. Alejandro pasó la mayor parte de su vida marchando, cabalgando y luchando en campaña. No tenía mucho tiempo para planificar y administrar. Tal vez fuera deliberado: le gustaba y entendía más la guerra que la paz, así que se aseguró de seguir luchando porque no quería enfrentarse al reto de organizar y consolidar su nuevo imperio. O tal vez sintió realmente que necesitaba luchar y que podría resolver todo lo demás más tarde. No tuvo la oportunidad. Sin embargo, aunque se hubiera casado antes de partir hacia Asia y lograra tener un hijo con esa esposa, el niño habría sido todavía un adolescente cuando Alejandro murió, por lo que sería demasiado joven para imponerse.

En otro orden de cosas, la mayor parte de su carrera como escritor de ensayos de divulgación histórica se ha centrado en la antigua Roma, sobre todo en la República Tardía. Uno de los mayores protagonistas de esta época, sin duda alguna, es Cayo Julio César. ¿Cómo cree que hubiera sido el resto de su vida y la historia de la antigua Roma si no hubiera sido asesinado en la conspiración de los idus de marzo?

Bueno, su primera tarea sería la guerra con los dacios y luego con los formidables partos. Me inclino a pensar que habría tenido éxito, pero nunca podremos saberlo. Suponiendo que volviera después, habría dependido mucho de la situación. Supuestamente, César dijo que Lucio Cornelio Sila era un «analfabeto político» por renunciar a la dictadura, por lo que es poco probable que planeara dimitir. Por otro lado, no se esforzó en señalar un heredero político. ¿Pensaba hacer funcionar la República y dejar que se reanudara la política normal tras su retirada, con la esperanza de que no estallara de nuevo la guerra civil? Si es así, era mucho más conservador de lo que se suele pensar. Es un gran error presuponer que, solo porque Augusto hizo algo, César estaba pensando en las mismas reformas.

Busto en mármol de Alejandro Magno hecha en el siglo II a. C.
Busto en mármol de Alejandro Magno hecha en el siglo II a. C.

Otro de los personajes indiscutibles de esos tiempos es Augusto, protagonista de otra de sus fantásticas biografías. Se dice que hizo desenterrar el cadáver de Alejandro Magno cuando conquistó Egipto al año siguiente de la batalla de Accio para mostrarle su admiración. ¿Qué similitudes tenían ambos personajes?

La joven edad a la que entran en política es similar, pero Alejandro era heredero de un rey y Augusto actuaba como si fuera el heredero político de César, aunque los romanos no pensaban así. Alejandro era un guerrero y Augusto no, pero el segundo era mucho mejor político. Ahora bien, tuvo mucho más tiempo, ya que vivió hasta la vejez a pesar de los brotes de mala salud. De todas formas, Augusto parece haber pensado mucho más en reformar el Estado y en crear instituciones que funcionaran a largo plazo. Aunque presidió grandes conquistas —aunque no tan grandes como las de Alejandro— Augusto fue una figura mucho más constructiva.

Una de las características fundamentales del mundo romano fue la extensión de sus dominios y la enorme variedad de pueblos que englobaron a lo largo de tres continentes diferentes. ¿Qué influencia tuvieron los pueblos conquistados en el armamento usado por las legiones romanas?

Los romanos se jactaban de copiar las mejores técnicas y equipos de sus enemigos, de ahí que copiaran la forma y la alta calidad del trabajo del metal de las espadas de Hispania. También reclutaron a hombres de la mayoría de las provincias para las tropas auxiliares y luego para las legiones. Así pues, se trataba de una combinación de copia de los adversarios y de adaptación para encontrar la mejor manera de luchar. Los romanos cometieron muchos errores y sufrieron derrotas, pero aprendieron y fueron flexibles en su forma de luchar.

Espectacular mosaico hallado en Pella, la capital del reino de Macedonia
Espectacular mosaico hallado en Pella, la capital del reino de Macedonia (Fuente: Historia National Geographic)

 

Desgraciadamente, vivimos en un mundo en el que la apología de la ignorancia y la desinformación están a la orden del día. En este ambiente social, ¿qué le diría usted a cualquier ciudadano medio de España o Reino Unido para motivarlo a ir a su librería más cercana a comprarse Filipo y Alejandro. Reyes y conquistadores?

Les diría que la realidad es a menudo más extraña que la ficción y ofrece muchas historias sorprendentes sobre hombres y mujeres del pasado. Filipo y Alejandro son también aspectos importantes de la cultura grecorromana, que tanto ha contribuido a conformar nuestra propia cultura, por lo que merece la pena comprenderlos. Les diría también que sus historias nos hablan de lo rápido que puede cambiar el mundo. Cuando murió Alejandro, todavía quedaría gente viva que recordaba una época anterior a Filipo, en la que Macedonia era un reino débil y sin importancia, semibárbaro, al norte de Grecia. Luego, de repente, dominaban Grecia y habían conquistado gran parte del mundo conocido, derrocando a Persia, el mayor imperio de la época. El cambio puede llegar muy rápidamente, a veces de forma violenta, y de una manera que nadie esperaba. Esta es una de las muchas lecciones de la historia. Comprender a las personas y los acontecimientos del pasado nos ayuda a entender nuestro propio mundo en el presente.

En el otro lado de la balanza, hoy en día hay más medios que nunca para aprender historia de una forma rigurosa. Por ejemplo, tenemos webs, redes sociales, canales de Youtube y muy buenos grupos de recreación histórica. ¿Qué opinión tiene usted sobre estos nuevos agentes de la divulgación histórica?

Se trata de la historia y de las personas, y la forma en que se aprende no importa, siempre y cuando todos se esfuercen por comprender lo que realmente sucedió: cómo y por qué. La historia debe ser una búsqueda de la verdad. A veces —a menudo con el mundo antiguo— las fuentes son pobres y hay cosas que no podemos saber, y tenemos que ser honestos y decir que hasta ahí nos llevan las pruebas, pero que hay muchas lagunas en nuestro conocimiento. Debemos recordar que hay que plantear tanto las preguntas que no podemos responder como las que sí, pero tenemos que ir hasta donde nos lleven las pruebas. Un novelista puede inventar para llenar las lagunas, pero el historiador debe quedarse siempre con las pruebas y admitir sus limitaciones.

Adrian Goldsworthy en 2018
Adrian Goldsworthy en 2018 (Fuente: 20 minutos)

De cara al futuro cercano, ¿cuáles son tus próximos proyectos profesionales? ¿veremos pronto publicado algún nuevo ensayo histórico firmado por Adrian Goldsworthy?

Actualmente estoy trabajando en un libro que analiza la larga relación entre Roma y Partia/Persia, desde el primer contacto en el siglo I a.C. hasta la rápida caída del imperio sasánida en el siglo VII d.C. En inglés se llamará The Eagle and the Lion. No estoy seguro de cuál será el título en español, pero debería salir en 2023.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Óscar Hernández Abreu.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Sered.net que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.