La maldición de los gobernantes de segunda es nombrar siempre Jefes de Tercera, porque sólo los Jefes de Primera buscan ayudantes de Primera. Siempre estará en la sombra del mediocre ver a personas más virtuosas que él cerca del poder.

Responder