Saltar al contenido
HISTORIAE

El rincón interesante del día nº357

La zona de la puerta de Brandenburgo al final de la Segunda Guerra Mundial

Hoy, 7 de mayo, me gustaría hablaros brevemente de la rendición de la Alemania nazi, en el contexto de la Segunda Guerra Mundial. A las 02:41 de la mañana del 7 de mayo de 1945, en las dependencias del Cuartel General Supremo de la Fuerza Expedicionaria Aliada (SHAEF) en Reims (Francia), el jefe del Estado Mayor del Alto Mando de las Fuerzas Armadas alemanas, el general Alfred Jodl, firmó el acta de rendición incondicional para todas las fuerzas alemanas ante el bando de los Aliados. No obstante, hasta la rendición total de Japón, la victoria sólo está medio ganada. El 14 de agosto Japón se rendirá a los aliados, después de ocho días trascendentales en los que se lanzarán dos bombas atómicas que arrasarán el territorio japonés y matarán a cientos de miles de personas. El 2 de septiembre concluirá oficialmente la Segunda Guerra Mundial, con la firma de la rendición japonesa en el acorazado Missouri, anclado en la Bahía de Tokio.

La zona de la puerta de Brandenburgo en la Alemania Nazi al final de la Segunda Guerra Mundial
La zona de la Puerta de Brandenburgo (Alemania) al final de la Segunda Guerra Mundial

La Segunda Guerra Mundial fue el conflicto bélico más mortífero de la Historia universal, y su final, con la derrota de la Alemania Nazi, implicó el inicio del mayor periodo de paz y cooperación internacional de la Historia de Europa. Esa fructífera cooperación no solo se ha reflejado en lo que hoy son todas las instituciones y organismos comunitarios, sino también en proyectos más desconocidos por el gran público. Ese es el caso de Europeana, la gran biblioteca digital de la Unión Europea de la que quiero hablaros hoy. Actualmente cuenta con más de 58 millones de archivos digitales, entre los que se incluyen libros, vídeos, grabaciones sonoras, pintura, fotografía, manuscritos, mapas, periódicos…

Partiendo de sus dos principales objetivos -la preservación y difusión del patrimonio científico y cultural europeo-, Europeana no solo es uno de los mayores proyectos de digitalización del mundo, sino que ha conseguido que el acceso universal a la cultura sea una realidad, independientemente del lugar en el que te encuentres. Basta una conexión a internet para acceder gratuitamente de una forma nunca antes vista a las obras que forman la herencia cultural europea: desde Leonardo da Vinci, Charles Darwin o Isaac Newton hasta Edith Piaf, Giuseppe Verdi o Balenciaga, pasando por Raphael, Thomas Edison, Rembrandt, Mozart… todas sus obras están disponibles en esta biblioteca digital para que cualquier ciudadano pueda consultarlas cuando quiera. Para ayudar al usuario a encontrar lo que busca en este océano de archivos digitales, Europeana cuenta con sofisticadas herramientas de búsqueda y filtrado que harán que encontrar un recurso en concreto sea muy fácil.

Captura de pantalla de la página de bienvenida de Europeana
Captura de pantalla de la página de bienvenida de Europeana

Por si todo esto no fuera suficiente ya de por sí solo, Europeana cuenta con perfiles oficiales en las redes sociales Facebook y Twitter, muy útiles no solo para estar al día de las últimas novedades que se incorporan, sino para dar a conocer todas las colecciones que ya poseen. Por todos estos motivos, y muchos más que te invito a descubrir por ti mismo, te recomiendo encarecidamente que visites Europeana, porque estoy seguro de que no te arrepentirás. Sapere Aude.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Inline