Saltar al contenido
HISTORIAE

La Guerra de Módena (43 a.C.)

Ilustración que representa la primera batalla de Mutina, dentro de la Guerra de Módena

Introducción

La llamada Guerra de Módena —o Guerra de Mutina— fue el primer enfrentamiento que tuvieron Marco Antonio y Octaviano después del asesinato de Julio César y previo a la formación del Segundo Triunvirato que los convertiría en aliados durante varios años. Como consecuencia de esta lucha, el primero sería derrotado y acabaría proscrito y unido a Marco Emilio Lépido en la Galia, mientras que el segundo se convertiría en el cónsul más joven de toda la historia romana. Por eso, en este artículo vamos a ver un resumen de la guerra de Módena (43 a.C.) en general, y de la batalla de Mutina en particular, para entender cómo nuestros protagonistas pasaron de ser acérrimos enemigos a ser íntimos aliados.

Moneda romana que celebra el asesinato de Julio César por parte de Bruto
Moneda romana que celebra el asesinato de Julio César por parte de Bruto (Fuente: blog Monedas Antiguas)

La antigua Roma después del asesinato de Julio César

En los días y semanas posteriores al asesinato de Julio César (15 de marzo del 44 a.C.), todos los protagonistas de la época no tardaron en mover ficha, acercándose paulatinamente a lo que sería la guerra de Módena. Marco Antonio, el colega consular de César aquel año, consiguió una solución de compromiso para no caer inmediatamente en nuevos enfrentamientos: los asesinos del dictador fueron amnistiados, pero el Senado confirmó la validez de todas sus medidas y disposiciones y le brindaría un fastuoso funeral público. Asimismo, organizó todo para que Lépido reemplazara a César como pontifex maximus antes de dirigirlo a la Galia Transalpina al frente de un gran contingente.

Por su parte, un Octaviano de dieciocho años empezó a recorrer Italia desde mediados de abril para hablar con muchos cesarianos y veteranos asentados de las legiones del dictador, ganándose el apoyo de pesos pesados como Lucio Cornelio Balbo o Aulo Hircio. Puede que fuera el heredero de César, pero su juventud y su inexperiencia política hacían que fuera imprescindible reafirmar su posición de poder.

Mapa en inglés que muestra la distribución de legiones romanas por todo el Mediterráneo antes de la guerra de Módena y la batalla de Mutina
Mapa en inglés que muestra la distribución de legiones romanas por todo el Mediterráneo en el año 44 a.C. (Fuente: Fields, 2018)

A algunos de los conspiradores no les fue nada mal después de la amnistía. Marco Junio Bruto y Cayo Casio Longino recibieron la administración del aprovisionamiento de grano en Sicilia y Asia, mientras que a Cayo Trebonio y Décimo Bruto se les concedieron las provincias de Siria y la Galia Cisalpina, respectivamente. Sin embargo, la situación no tardaría mucho en cambiar. Primero Publio Cornelio Dolabela (cónsul sustituto en el 44 a.C. tras el magnicidio) reemplazó a Trebonio en Siria, quien acabó asesinado. Luego, las legiones se sublevaron contra Dolabela, que terminó suicidándose. Finalmente, Bruto y Casio abandonaron Italia a mediados de julio y éste último logró asumir el control de Siria.

En otro frente, el hermano de Marco Antonio, Cayo, enviado a Macedonia para controlar la región, no logró ganarse a sus hombres y pasaron a estar bajo el mando de Marco Junio Bruto. Previamente, cinco de las seis legiones allí estacionadas habían partido a Italia para ponerse a las órdenes directas de Marco Antonio, quien decidió que Décimo Bruto debía dejar de ser gobernador de la Galia Cisalpina. Sería justo en este momento cuando comenzarían los problemas que desembocarían en la batalla de Mutina.

Antecedentes a la guerra de Módena

Al contrario que Marco Antonio, Octaviano no ostentaba por el momento ningún cargo ni poder formal, de modo que el dinero y el nombre eran sus únicos activos. Así, criticando que el cónsul no hubiera vengado la muerte de César y ofreciendo recompensas en efectivo a manos llenas, el muchacho consiguió que antiguos soldados veteranos del dictador se movilizaran y le siguieran. De esta manera, cuando celebró su decimonoveno cumpleaños en septiembre, su ejército ilegal llegaba a los 3000 hombres.

Moneda romana dedicada a Décimo Bruto, protagonista en la guerra de Módena y la batalla de Mutina
Moneda romana dedicada a Décimo Bruto, protagonista en la guerra de Módena (Fuente: Wikimedia Commons)

Aunque sus fuerzas militares eran todavía mucho más pequeñas que las de Antonio, pronto la relación de fuerzas tendió a equilibrarse: dos de las legiones de Macedonia que había hecho traer Marco Antonio se declararon abiertamente a favor de Octaviano. Esto fue un duro golpe para Antonio porque esas legiones estaban bien entrenadas, dirigidas y equipadas. De este modo, a finales del 44 a.C. las piezas del tablero de juego de la guerra de Módena estaban dispuestas, porque las tropas privadas de Octaviano y Antonio ya eran equiparables en cuanto a calidad y cantidad.

Octaviano y el origen de la guerra de Módena

Mientras Antonio marchaba a la Galia para deponer por la fuerza a Décimo Bruto, Marco Tulio Cicerón trabajaba para desprestigiar al todavía cónsul y encumbrar a Octaviano. No es que el orador tuviera un cariño especial por el nuevo César, sino que odiaba profundamente a Antonio. De hecho, pensaba irracionalmente que Antonio era peor de lo que Julio César había sido nunca, por lo que cualquier acción para perjudicarle era bienvenida.

Poco a poco, los senadores se inclinaron del lado de Cicerón y los hechos se precipitaron: Décimo Bruto fue confirmado en su cargo de gobernador provincial, se condenó la actitud de Antonio y un ejército senatorial liderado por los cónsules para el 43 a.C. —primero Aulo Hircio, al que días después se uniría con más legiones el otro cónsul, Cayo Vibio Pansa— y Octaviano salió de Roma en marzo del 43 a.C. para defender a Décimo y repeler a Antonio. La guerra de Módena había comenzado. Para legitimar la posición del joven, fue admitido en el Senado, se le otorgó el grado de cuestor y marchó a la Galia en calidad de propretor. Así vemos como, en su escalada hacia el poder y por conveniencia política, Octaviano no dudó en ponerse del lado de uno de los asesinos de Julio César y en marchar contra uno de sus mayores aliados.

Ilustración de Peter Dennis que representa a Marco Tulio Cicerón criticando a Marco Antonio en el Senado antes de la guerra de Módena
Ilustración de Peter Dennis que representa a Marco Tulio Cicerón criticando a Marco Antonio en el Senado en septiembre del 44 a.C. (Fuente: Fields, 2018)

La guerra de Módena (43 a.C.): la batalla de Mutina

En cuanto Décimo Bruto supo que venían a por él, se refugió en la ciudad de Mutina (la actual Módena). Antonio puso sitio al lugar, pero no presionó demasiado ni intentó un asalto por que tenía el tiempo de su parte; bastaba con esperar a que los sitiados se rindieran por la hambruna o la sublevación de los hombres. Además, cabe destacar que, hasta la llegada de las fuerzas senatoriales, ningún gobernador provincial cercano quiso acudir en auxilio de Décimo Bruto.

A mediados de abril del 43 a.C. la guerra de Módena alcanzó su clímax. Marco Antonio fue derrotado en dos sangrientas batallas sucesivas: en la primera batalla de Mutina, dos de sus legiones sufrieron muchas bajas y perdieron las águilas y muchos estandartes; la segunda batalla de Mutina obligó a Antonio a abandonar el asedio y retirarse hacia el interior de la Galia, en busca de ayuda aliada. Sin embargo, no todo no fueron buenas noticias para el Senado, ya que los dos cónsules murieron y Octaviano pasó a tener el control efectivo de unas siete u ocho legiones.

Ilustración que representa la primera batalla de Mutina entre Octaviano y Marco Antonio, dentro de la Guerra de Módena (43 a.C.)
Ilustración de Peter Dennis que representa la primera batalla de Mutina (Fuente: Fields, 2018)

Consecuencias de la guerra de Módena

Como consecuencia de la guerra de Módena, Marco Antonio fue declarado oficialmente enemigo público del Estado, se reconoció como legítimos los ejércitos y gobiernos de Bruto y Casio en Macedonia y Siria y se otorgó el mando formal de las legiones de los cónsules muertos a Décimo Bruto. Muchos senadores respiraron aliviados al pensar ingenuamente que lo peor ya había pasado, pero la realidad era bien distinta.

En mayo del 43 a.C., el ejército de Antonio se reunió con la fuerza principal de Lépido y se hicieron aliados. Esta decisión es fácilmente comprensible si tenemos en cuenta que los soldados de ambos bandos eran veteranos de Julio César, por lo que no deseaban luchar entre sí. También otros destacados cesarianos como Publio Ventidio Baso, Lucio Munacio Planco y Asinio Polión se unieron a ellos, de manera que las huestes del enemigo público del Estado eran ahora más fuertes que nunca.

Por su parte, Octaviano sentía que sin su milicia privada sería ninguneado por los senadores, así que se negó a aceptar la supremacía de Décimo. Para empeorar las cosas, una reunión del Senado acordó reducir a la mitad las recompensas prometidas a los soldados, por lo que el ambiente estaba muy crispado. Ante esta situación, Octaviano llegó a la conclusión de que solo había una salida beneficiosa: debía ir en contra de sus promotores y aliarse con Marco Antonio. Pero antes, para poder tratar con su rival desde una posición de fuerza, debía conseguir el consulado.

Busto de Lucio Munacio Planco, uno de los oficiales cesarianos que se unieron a Marco Antonio en la batalla de Mutina
Busto de Lucio Munacio Planco, uno de los oficiales cesarianos que se unieron a Marco Antonio (Fuente: Fields, 2018)

Primeramente, una embajada llegó a Roma en el mes de julio para presentar sus exigencias: el consulado para Octaviano y toda la recompensa prometida, sin rebajas. Más tarde, cuando sus peticiones fueron rechazadas, Octaviano tomó la decisión de cruzar el Rubicón tal y como había hecho su tío abuelo y marchó contra la ciudad con sus ocho legiones. Como era de esperar, Octaviano fue elegido cónsul el 19 de agosto del 43 a.C., cuando todavía no había cumplido los veinte años. Nunca en toda la historia de Roma alguien tan joven había llegado a la máxima magistratura del Estado, lo que sin duda fue un orgullo para él. Ahora sí, el camino hacia el Segundo Triunvirato estaba abierto.

Bibliografía

EVERITT, A. (2008): Augusto, el primer emperador. Navarra: Ariel.

FIELDS, N. (2018): Mutina 43 BC. Mark Antony´s struggle for survival. Oxford: Osprey Publishing.

GOLDSWORTHY, A. (2014): Augusto. De revolucionario a emperador. Madrid: La esfera de los libros.

MANGAS, J. (1991): Augusto. Madrid: Akal.

OSGOOD, J. (2019): Roma. La creación del Estado mundo. Madrid: Desperta Ferro.

ROLDÁN HERVÁS, J.M. (2020): Historia de Roma II. El Imperio Romano. Barcelona: Cátedra.

Resumen
La guerra de Módena (43 a.C.): Octaviano contra Marco Antonio
Nombre del artículo
La guerra de Módena (43 a.C.): Octaviano contra Marco Antonio
Descripción
Resumen de la guerra de Módena (43 a.C.) en general, y de la batalla de Mutina en particular, para entender el ascenso al poder de Octaviano en Roma
Autor
Web
Historiae
Logo de la web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Óscar Hernández Abreu.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.net.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.