Saltar al contenido
HISTORIAE

Crítica de «Áyax el Grande»

Datos técnicos

Título: «Áyax el Grande o la última etiqueta de la cesta»

Autor: Daniel Perrino López

Editorial: Domiduca Libreros

Edición: Madrid, 1ª edición, 2021

Nº de páginas: 405 páginas

Crítica de «Áyax el Grande», de Daniel Perrino López

Todos los que nos dedicamos a la divulgación histórica tenemos una historia personal que explica por qué nos apasiona tanto la historia. Unos hablan de aquel profesor del instituto que tanto les marcó, de aquel programa de radio o televisión que tanto les gustaba o de aquel libro que inoculó el maravilloso don de la curiosidad en su cuerpo.

Yo reconozco que no elegí estudiar la carrera universitaria de historia hasta bachillerato, pero sí recuerdo que con doce o trece años ya iba a la biblioteca municipal a sacar libros como Los mitos griegos de Robert Graves porque me encantaba leer esas historias sobre dioses, héroes, reyes, aventureros y seres fantásticos. En las últimas semanas, mientras leía Áyax el Grande, la primera novela de Daniel Perrino López publicada por Domiduca Libreros, he tenido las mismas buenas sensaciones.

Todos, en mayor o menor medida, conocemos al héroe mitológico Aquiles, aunque sea gracias a la versión hollywoodiense de Brad Pitt en Troya. Sin embargo, apuesto que la mayoría de la gente (entre los que me incluía hasta hace un mes) desconocen cómo fue su vida personal y familiar antes de la guerra de Troya, durante su adolescencia. A lo mejor también ignoraran que el segundo mejor guerrero del bando griego era Áyax, primo hermano de Aquiles.

Ánfora del siglo VI a.C. en la que aparece Áyax el Grande llevando el cadáver de Aquiles protegido de los dioses Hermes y Atenea
Ánfora del siglo VI a.C. en la que aparece Áyax el Grande llevando el cadáver de Aquiles protegido de los dioses Hermes y Atenea (Fuente: Wikimedia Commons)

Como se puede intuir, esta fantástica novela narra en primera persona cómo fue la vida de Áyax el Grande desde que comenzó su formación con el centauro Quirón en compañía de su famoso primo hasta que Agamenón, el soberano de Micenas, empezó a formar un ejército colosal para recuperar en Troya a Helena de Esparta, la mujer de su hermano Menelao.

La obra de Daniel Perrino López tiene muchas virtudes y una de ellas es, sin duda, su habilidad para hacer vibrar al lector con cada página. La novela está dividida en tres partes, a su vez estructuradas en decenas de capítulos que combinan muy acertadamente las escenas de acción con los diálogos, las referencias mitológicas, los momentos de amor, la aparición de personajes o sucesos conocidos…

De esa manera aprendemos sobre los argonautas, los centauros, Heracles, los mirmidones, Eneas, la familia real de Troya o las amazonas, entre otros, al mismo tiempo que se cruzan con personajes o civilizaciones históricas como el faraón Ramsés III o los hititas. Cabe destacar que el protagonista nos cuenta su vida desde la distancia temporal: un Áyax adulto, que ya ha luchado en Ilión y seguramente ya haya visto morir a Aquiles, narra a modo de autobiografía, de flashback, cómo fue su vida y qué sintió en cada gran momento que experimentó.

Sin ánimo de querer hacer spoilers (si puede llamarse así a destripar algo transmitido de generación en generación desde hace más de 2000 años), otro de los aspectos que más me han gustado de Áyax el Grande es su capacidad para enseñar al lector un montón de cosas sobre los orígenes de los personajes o el contexto histórico en el que se desenvuelven.

Portada de Áyax el Grande, la primera novela de Daniel Perrino López
Portada de Áyax el Grande, la primera novela de Daniel Perrino López (Fuente: Domiduca Libreros)

Llámenme ignorante si quieren, pero yo por lo menos no sabía que, antes de quedar prendada del príncipe troyano Paris, Helena de Esparta estaba super enamorada de Aquiles y este la correspondía. Tampoco conocía el origen de la cojera de Anquises, el padre de Eneas, el motivo del enfado entre Agamenón y Aquiles, o cómo este último tenía cierta envidia a Áyax por temor a que fuera un héroe más importante que él mismo.

En definitiva, después de leer ese final que no dejará a nadie indiferente no me queda la menor duda de que cualquier apasionado del mundo mitológico e histórico de la antigua Grecia debería tener en su biblioteca doméstica Áyax el Grande de Daniel Perrino López. Que los dioses les sean propicios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Óscar Hernández Abreu.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Sered.net que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.