Muy buena reseña sobre el gran conquistador macedonio. Darío III aprendió de una forma letal que hay que tener mucho cuidado con los Besos.

Responder