Saltar al contenido
HISTORIAE

Aníbal Barca y la ruta por los Alpes

Introducción

Se conoce con el nombre de Guerras Púnicas a la larga serie de conflictos que enfrentaron a Roma y Cartago durante más de un siglo, concretamente entre el 264 y el 146 a.C. La gran duración de las Guerras Púnicas a lo largo de 118 años no fue continuada e ininterrumpida en el tiempo, sino que se dividió en tres fases distintas: la Primera Guerra Púnica (264 – 241 a.C.), la Segunda Guerra Púnica (218 – 201 a.C.) y la Tercera Guerra Púnica (149 – 146 a.C.). En este artículo veremos cómo fue la ruta de Aníbal Barca hacia Italia, es decir, el famoso paso de Aníbal y sus elefantes por los Alpes.

Mapa de los dominios romanos y cartagineses al comienzo de la Segunda Guerra Púnica (218 a.C.). Incluye la ruta seguida por Aníbal Barca en su marcha hacia Italia por los Alpes.
Mapa de los dominios romanos y cartagineses al comienzo de la Segunda Guerra Púnica (218 a.C.). Incluye la ruta seguida por Aníbal Barca en su marcha hacia Italia por los Alpes. (Fuente: Campbell, 2013)
 

Aníbal Barca contra Escipión

Cuando estalló la Segunda Guerra Púnica, nadie podía preveer lo devastadora que sería para ambos bandos. Los romanos se sentían confiados en su capacidad militar porque, aparte de sus letales legiones, desde el final de la Primera Guerra Púnica ejercían con su armada un dominio indiscutible sobre el Mediterráneo occidental.

El Senado romano pensó que la manera más efectiva de conducir la guerra era enviar un ejército consular a Hispania, donde Publio Cornelio Escipión se enfrentaría al líder púnico, y otro ejército consular a Sicilia, desde donde Tiberio Sempronio Longo emprendería la invasión del norte de África. En total, Escipión recibió 22.000 soldados de infantería y más de 2000 de caballería, mientras que a Longo le correspondieron 24.000 soldados de infantería y cerca de 2500 de caballería. Aparte, 18.000 soldados de infantería y unos 1600 de caballería fueron enviados a la Galia Cisalpina (el extremo norte de la península Itálica) al mando del pretor Lucio Manlio Vulso. Lo que no esperaban desde Roma es que las acciones de sus enemigos les impidieran ejecutar este plan tal y como lo habían diseñado inicialmente.

Por su parte, Aníbal Barca había compensado el déficit de su flota con un superávit en su ejército terrestre. Sus tropas cartaginesas, númidas e hispanas le eran absolutamente fieles, estaban curtidas por los años de campaña en la península Ibérica y tenían la moral muy alta tras el saqueo de Sagunto. Además, contaba con numerosos elefantes de guerra que podían jugar un factor decisivo en enfrentamientos campales. Así, en mayo del 218 a.C., Aníbal Barca tomó la iniciativa y dio la orden de marchar hacia Italia.

Aníbal Barca vencedor contemplando por primera vez Italia desde los Alpes, obra de Francisco de Goya realizada en 1770
Aníbal vencedor contemplando por primera vez Italia desde los Alpes, obra de Francisco de Goya realizada en 1770

A diferencia de las acciones de la Primera Guerra Púnica, mayoritariamente defensivas, Aníbal Barca decidió pasar a la ofensiva porque había aprendido una valiosa lección: daba igual que venciera en territorio hispano al ejército de Escipión porque los romanos eran capaces de sustituirlo en poco tiempo. De ese modo, cuanto más durase la guerra en la península Ibérica, menos sólida sería la presencia púnica por su inferior capacidad de renovación de tropas y por la pérdida de aliados. En definitiva, solo se podría derrotar a Roma si se la golpeaba con éxito y con la ayuda de aliados tránsfugos en su propio territorio, en Italia.

La ruta de Aníbal Barca desde Hispania

En la ruta de Aníbal Barca hacia Italia hay que distinguir dos fases, principalmente: el trayecto antes de salir de la península Ibérica y el camino después de salir de la península Ibérica. Es muy difícil saber con certeza el tamaño del ejército de Aníbal al partir de Cartagena ya que las fuentes nos ofrecen unas cifras (90.000 soldados de infantería, 12.000 de caballería y varias docenas de elefantes) muy probablemente exageradas. También son solo hipótesis los plazos exactos tardados en llegar a ciertos puntos, ya que el movimiento de unas fuerzas tan numerosas era una operación muy compleja.

Lo que sí podemos intuir es que aquel enorme ejército avanzó dividido en varios grupos más pequeños para aliviar la congestión de las rutas principales y facilitar el aprovisionamiento. A una velocidad promedio de veinte kilómetros de avance diario, Aníbal Barca debió alcanzar Sagunto a principios de junio. Unas semanas más tarde, desplazándose por la costa, cruzó el río Ebro, probablemente al oeste de Tortosa, y enfiló la ruta del interior de Cataluña hacia los Pirineos. Después de estar luchando un mes contra tribus de la zona como los ilergetas, los bargusios, los ausetanos o los lacetanos, alcanzaron los Pirineos en pleno verano.

Ilustración que recrea a Aníbal Barca y su ejército cruzando los Alpes (Fuente: Arrecaballo)
Ilustración que recrea a Aníbal Barca y su ejército cruzando los Alpes (Fuente: Arrecaballo)
 

Antes de abandonar el territorio hispano, Aníbal Barca decidió reestructurar su ejército para ganar flexibilidad. Por un lado, dejó a uno de sus lugartenientes, Hannón, al mando de 10.000 infantes y 1000 jinetes para proteger los pasos pirenaicos y controlar las regiones recién conquistadas. Otros 10.000 guerreros hispanos fueron relevados del servicio y enviados de regreso a casa, y muchos otros habían desertado a esas alturas. Cuando reanudó la marcha hacia los Pirineos, el ejército de Aníbal Barca se componía de la verosímil cifra de 45.000-50.000 soldados de infantería y 9000-10.000 jinetes.

La ruta de Aníbal Barca hacia los Alpes

Tras superar los Pirineos sin mayores dificultades, el siguiente obstáculo importante era el valle del río Ródano, donde las tropas de Aníbal Barca debieron enfrentarse a la oposición de las tribus galas. Antes de cruzarlo, el líder cartaginés acampó junto a un vado y ordenó la construcción de múltiples balsas, incluidas unas especiales para el paso de los elefantes.

Cabe destacar que en su camino Aníbal evitó entrar en conflicto con las ciudades griegas que se cruzaban en su camino, tales como Ampurias, Rosas o Marsella. Quizás esto se debió tanto a la necesidad de no perder el tiempo con largos asedios como a la esperanza de que en un futuro estas ciudades se pusieran del lado cartaginés. Tal y como se demostrará con el tiempo, esta estrategia fue equivocada: Marsella apoyará a la marina de guerra romana y Ampurias se convertirá en la cabeza de puente de la futura penetración de Roma en Hispania.

Ilustración que recrea el paso de los elefantes de Aníbal Barca por el río Ródano
Ilustración que recrea el paso de los elefantes de Aníbal Barca por el río Ródano (Fuente: Arrecaballo)

Cuando llegaron las primeras noticias del avance púnico en terreno galo, Roma no tuvo otro remedio que repensar completamente la estrategia a seguir con sus poderosos ejércitos consulares. La mayor parte del ejército de Publio Cornelio Escipión, transportada por la flota romana, se dirigió a la Galia meridional con la intención de entorpecer el avance cartaginés. Otro contingente militar quedó estacionado cerca del valle del río Po para formar una barrera impenetrable que impidiera a Aníbal el acceso a Italia.

Todo esto demuestra ser en vano cuando, a mediados de septiembre, las legiones de Escipión llegan cerca de Marsella y se ven obligadas a dejar pasar sin problemas a Aníbal por la zona porque no tienen fuerzas suficientes para enfrentarlo. En consecuencia, el cónsul manda a Hispania a su hermano Cneo Cornelio Escipión al frente de dos legiones con una misión muy concreta: acabar con las líneas de comunicación y abastecimiento del ejército cartaginés.

Aníbal, los Alpes y los elefantes

Desde los propios contemporáneos de la Segunda Guerra Púnica hasta épocas modernas, numerosas leyendas y obras de arte fantásticas se han formado alrededor del paso de Aníbal Barca y sus elefantes por los Alpes. Incluso hay quienes comparan a Aníbal con Alejandro Magno en sus hazañas por la India, como si se tratara de un trabajo hercúleo más. Sin embargo, si se deja atrás el halo literario y épico, lo cierto es que este episodio no fue tan espectacular como se imagina.

Ilustración que recrea a Aníbal Barca y su ejército cruzando los Alpes
Ilustración que recrea a Aníbal Barca y su ejército cruzando los Alpes (Fuente: Arrecaballo)

Aníbal lo había pensado todo minuciosamente, de manera que pertrechos, armas, víveres y abrigos de montaña habían sido conseguidos y puestos a disposición de las tropas. No obstante, era inevitable sufrir algunos contratiempos en una gesta tan complicada como pasar los Alpes. El más famoso de ellos es la pérdida de un gran número de elefantes, provocada seguramente por el agotamiento del viaje y la exposición a temperaturas mucho más frías de las que estaban acostumbrados, por no hablar de los desastres causados por las placas de hielo y la copiosa nieve.

Cuando Aníbal Barca llega por fin a la altura de lo que hoy es la ciudad italiana de Turín, a principios de noviembre, lo hace con un ejército agotado, debilitado y diezmado: de los más de 40.000 soldados con los que partió de la península Ibérica solo le quedan unos 26.000 (20.000 infantes más 6000 jinetes). Aun así, gracias a diversos tratados con tribus celtas consigue suficientes tropas, animales, víveres y pertrechos para sufrir las cuantiosas pérdidas que el paso por los Alpes había ocasionado.

Ilustración que recrea a Aníbal Barca y su ejército en medio de una tormenta de nivele durante su ascenso por los Alpes
Ilustración que recrea a Aníbal Barca y su ejército en medio de una tormenta de nivele durante su ascenso por los Alpes (Fuente: Arrecaballo)

En general, puede ser que transcurrieran entre tres y cuatro semanas desde el principio de la ascensión hasta la llegada a las llanuras de la vertiente sur de las montañas. Asimismo, se estima que la marcha completa desde Carthago Nova había costado a Aníbal Barca un total de cinco meses. Ahora que ya se encontraba en Italia, las primeras grandes batallas terrestres de la Segunda Guerra Púnica iban a comenzar.

Bibliografía

BARCELÓ, P. (2019): Las guerras púnicas. Madrid: Editorial Síntesis.

CAMPBELL, B. (2013): Historia de Roma. Desde los orígenes hasta la caída del Imperio. Barcelona: Crítica.

GOLDSWORTHY, A. (2002): La caída de Cartago. Las Guerras Púnicas 265 – 146 a.C. Barcelona: Ariel Historia.

MARTÍNEZ PINNA, J.; PEÑA DOMÍNGUEZ, D.: «La ocupación de Italia. Aníbal» en Historia National Geographic nº159, 2017, pp. 70 – 79.

ROLDÁN HERVÁS, J.M. (2007): Historia de Roma I. La República Romana. Barcelona: Ediciones Cátedra..

Resumen
Aníbal Barca y la ruta por los Alpes: frío, ingenio y elefantes
Nombre del artículo
Aníbal Barca y la ruta por los Alpes: frío, ingenio y elefantes
Descripción
¿Cómo fue la ruta de Aníbal Barca por los Alpes para llegar a Italia? ¿Qué hay de cierto en las leyendas relacionadas con sus elefantes?
Autor
Web
Historiae
Logo de la web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Óscar Hernández Abreu .
  • FinalidadModerar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Sered.net.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios (2)

¿Aníbal o Amílcar?

Responder

Amílcar fue el padre de Aníbal. Gracias por leerme, saludos.

Responder
A %d blogueros les gusta esto:
Inline