Saltar al contenido
HISTORIAE

La rebelión de Aristónico

Artículo escrito por Ricardo Núñez, graduado en Historia

Introducción

En el siglo II a.C. Roma era la principal potencia del Mediterráneo. Tras haber derrotado a las principales dinastías helenísticas del Mediterráneo oriental y haber acabado con la inestabilidad en la zona, los romanos empezaron a incluir la cuenca del Egeo en sus nuevas provincias. Sin embargo, en Asia Menor, la República encontró un peligroso enemigo. Aristónico, el último miembro de la dinastía Atálida de Pérgamo, se opuso a la última voluntad de su hermano Átalo III (138-133 a.C.) de legar el reino a los romanos y puso en jaque no solo al nuevo gobierno provincial, sino al sistema social que sostenía a todos los regímenes políticos del Mediterráneo.

El reino Atálida de Pérgamo surgió como consecuencia de la desintegración del poder seléucida en Asia Menor. Durante el siglo III a. C. los Atálidas consolidaron su independencia tras varias victorias importantes sobre los celtas gálatas y las dinastías rivales de los Antigónidas y Seléucidas. En el siglo II a. C., y gracias a la alianza con Roma, los Atálidas se convirtieron en la principal potencia de la península de Anatolia. No obstante, el reino entró en una profunda crisis interna que concluyó con su conversión en la provincia romana de Asia.

El reino de Pérgamo en el siglo II a. C., en tiempos de Aristónico
El reino de Pérgamo en el siglo II a. C. (Fuente: Wikimedia Commons)

La crisis del reino de los Atálidas

La increíble expansión de Roma por el Mediterráneo alteró la vida social y económica de todas las civilizaciones que habitaban en sus orillas. En Pérgamo, la gran adquisición de territorios incorporó una gran cantidad de pueblos anatólicos (misios, frigios, lidios…) que no pudieron ser integrados dentro del funcionamiento social del reino.

Por este motivo, estos grupos, con sus propias tradiciones políticas y militares, se replegaron a los valles y montes del interior para convertirse en una amenaza constante. Asimismo, la costosa política urbanística de los Atálidas se financió mediante el aumento de la presión fiscal sobre los campesinos, quienes, afectados de igual manera por el aumento del uso de mano de obra esclava, se vieron reducidos a la pobreza.

El reinado del último atálida, Átalo III (138-133 a.C.), no hizo sino agravar más la crisis interna del reino, pues en su obsesión por los complots hacia su persona mandó ejecutar a muchos miembros de las élites urbanas.

Maqueta que recrea la acrópolis de la ciudad de Pérgamo en su mejor momento, con el reinado de Eumenes II. Está actualmente expuesta en el Museo de Pérgamo de Berlín
Maqueta que recrea la acrópolis de la ciudad de Pérgamo en su mejor momento, con el reinado de Eumenes II. Está actualmente expuesta en el Museo de Pérgamo de Berlín. (Fuente: Wikimedia Commons)

La última voluntad del rey de entregar el reino a Roma terminó por hacer estallar la fractura social que se había fraguado en Asia durante todo el siglo II a.C. Frente al poder romano, Aristónico, hijo bastardo del rey Eumenes II, se levantó en armas para ceñirse la diadema regia con el apoyo de parte de las fuerzas reales, las élites griegas, los pobres, los esclavos y algunas tribus anatólicas.

Aristónico de Pérgamo, el bastardo que quiso ser rey

Es muy poco lo que se sabe de la figura de Aristónico de Pérgamo y de su rebelión. Su origen no está del todo claro, aunque hay alguna mención a que era el hijo que el rey Eumenes II (197-159 a.C.) tuvo con una arpista. De su vida antes de la rebelión sólo se conocen dos hechos: su participación en la guerra por el trono de Bitinia (149 a.C.), donde actuó como embajador de su tío Átalo II (159-138 a.C.) en favor del pretendiente Nicomedes; y durante el reinado de su medio hermano Átalo III (138-133 a.C.), cuando aparece como un personaje intrigante que aspiraba a derrocar a su hermanastro.

Estos escasos datos nos dibujan un Aristónico que, en el momento de la rebelión, se encontraba ya en una edad madura, con experiencia militar y política, con importantes influencias y un carisma relevante entre la población de Asia que le serviría para levantar a medio reino contra los romanos y sus aliados anatólicos.

El Altar de Pérgamo tal y como está expuesto actualmente en el Museo de Pérgamo en Berlín
El Altar de Pérgamo tal y como está expuesto actualmente en el Museo de Pérgamo en Berlín. (Fuente: Aula de Historia)

Aristónico y el inicio de la rebelión contra Roma

El testamento de Átalo III que dejaba el reino de Pérgamo a los romanos fue rápidamente contestado por Aristónico. En el 133 a. C. Aristónico se levantó en armas con el apoyo del ejército y flota reales e importantes miembros de las élites de poleis griegas. El objetivo, como era de esperar, era tomar rápidamente la costa, las principales ciudades griegas y la capital, Pérgamo.

En este momento Roma era incapaz de enviar sus legiones a Asia, pues éstas estaban empeñadas en el sitio de Numancia (144-134 a. C.) y en la Primera Guerra Servil en Sicilia (135-132 a. C.), por lo que el peso de la guerra recayó, en un primer momento, en los aliados de Roma en Anatolia y las facciones prorromanas de Pérgamo.

Fue así que los reyes de Asia Menor —Nicomedes II de Bitinia, Mitrídates V del Ponto, Ariates V de Capadocia y Pilemenes de Plafagonia— invadieron el reino y evitaron que Aristónico se hiciera con Pérgamo y algunas ciudades importantes. Los dos primeros años de campaña debieron ser duros, pues los pónticos ocuparon la capital y el rey de Capadocia cayó en un combate en el año 131 a. C.

Estatua de un centauro de Pérgamo datado del 160 a.C.
Estatua de un centauro de Pérgamo datado del 160 a.C. (Fuente: Historia National Geographic)

La derrota de la flota de Aristónico de Pérgamo en la batalla de Cime (133 a. C.) frente a los efesios incapacitó al pretendiente a controlar los puertos y evitar la llegada de las legiones, que se produjo en el 131 a. C. Ante esta situación, Aristónico optó por la retirada al valle del Caico, un abrupto territorio al este de Pérgamo de difícil acceso, pero poblado por colonos greco-macedonios, tracios y montañeses anatólicos.

El plan de Aristónico continúa: de rebelión a revolución

Tras la retirada a los valles del Caico y del Lico, Aristónico tomó rápidamente Tiatira, la colonia macedonia más antigua del lugar. Desde allí reorganizó sus fuerzas y su planteamiento político.

Al haber abandonado la toma de las ciudades costeras había renunciado a los importantes recursos de las élites griegas, por los que ahora necesitaba atraerse otros igual de importantes con los que hacer frente a las legiones de Roma y a los ejércitos de Asia Menor.

Estatua de Aristónico (Eumenes III) en Bergama, Izmir. Turquía
Estatua de Aristónico (Eumenes III) en Bergama, Izmir. Turquía (Fuente: Numismatics)

El proyecto ideológico vino de la mano de un filósofo que se había incorporado recientemente a las filas de Aristónico, Blosio de Cumas. Blosio había sido el tutor de los hermanos Graco en Roma y uno de los principales autores de la famosa reforma agraria de Tiberio. Curiosamente, el trágico desenlace de su pupilo motivó su huida de Roma y su adhesión al movimiento de Aristónico en Asia.

Aristónico llamó a los pobres y a los esclavos a unirse a su causa con la promesa de la libertad y de la construcción de una nueva sociedad basada en la igualdad social de todos sus miembros. Llamaron a esta nueva sociedad Heliópolis y a sus miembros heliopolitanos en referencia a las divinidades solares, griegas y asiáticas, que se asociaban al ideal de justicia.

El final del sueño revolucionario de Aristónico de Pérgamo

Al frente de estas nuevas fuerzas, Aristónico, ahora denominado Eumenes III, se lanzó a enfrentar a los romanos y sus aliados que se encontraban asediando el puerto de Leuce en el 131 a.C. Las fuerzas rebeldes tomaron al cónsul romano Licino Craso Muciano y a sus fuerzas por sorpresa, lo que concluyó con una derrota romana de alcance desconocido. El cónsul romano moriría poco después al ser interceptado por los tracios al servicio de Aristónico, quitándose la vida en el camino entre Elea y Esmirna.

El cistóforo de Aristónico (Eumenes III)
El cistóforo de Aristónico (Eumenes III) (Fuente: Numismatics)

Pese a esta victoria de Aristrónico, los romanos reorganizaron sus fuerzas bajo el mando del cónsul Marco Perperna y empujaron a los rebeldes de nuevo al valle del Caico. En aquel paraje, tras asaltar Estratodicea del Caico, derrotaron y capturaron a Aristónico en el 129 a.C. Al año siguiente, el cónsul Manio Aquilio acabó con los últimos reductos de la rebelión, poniendo así punto y final a la pretensión de Aristónico a la diadema de los Atálidas y al proyecto de revolución social de Blosio de Cumas.

La guerra de Aristónico de Pérgamo es una de tantas rebeliones a las que hubo de hacer frente Roma en su transición de la república al imperio. No obstante, Aristónico planteó una cuestión que no se vio ni en la Guerra de Euno (135-132 a. C.), ni en la Cuarta Guerra Macedónica (150-148 a. C.) ni en la Guerra de Espartaco (73-71 a. C.): la abolición del sistema social preexistente. Desgraciadamente, las fuentes del conflicto son demasiado oscuras para tratar en profundidad el tema, pero Aristónico y su rebelión merecen unas cuantas páginas más en los libros de Historia.

Artículo escrito por Ricardo Núñez, graduado en Historia

Bibliografía

Amela Valverde, L. (2003). “Cicerón y los cistóforos”, en Revista Faventia, 26/2, Asociación numismática española, pp. 91-98.

Lozano Velilla, Arminda. (2002). “¿Segregación o integración? Relaciones entre las ciudades griegas helenísticas de Asia Menor y las poblaciones anatólicas”, en Revista Gerión, Vol. 20, nº 1, pp. 205-230.

Bielfelot, R. (2019). “Pergamun and Sardis: Models of neigborliness”, en Berlin, A., M., Kosmin, P., J., (Coord.) Spear-won land: Sardis from the King’s Peace to the peace of Apamea. University of Wisconsin Press, pp. 165-190.

Evans, R. (2011). Roman conquest: Asia Minor, Syria and Armenia. Pen&Sword Military Barnsley

Evans, R. (2012). A history of Pergamon. Beyond the Hellenistic kingship. Continuum.

Erskine, A. (2011). The hellenistic Stoa: Political thought and action. Classical Press.

Flam-Zuckermann, L., Franco Garrata, T. (1970). “La rivolta di Aristonico e le origini della provincia romana di Asia”, en L’ Antiquité Classique, Tome 39, fase 1, pp. 303-304.

Flamarion Cardoso, C. (2000). “Sociedad, crisis política y discurso histórico-literario en la Roma antigua”, en Anales de la Historia Antigua, Medieval y Moderna, nº 33, Universidad Federal Fluminense, pp. 59-72.

García Fernández, E. (2001). “Doctrina transmarina: La Recepción de la filosofía griega en la Roma Republicana”, en Del pensar y su memoria: Ensayos en homenaje al profesor Emilio Lledó, UNED.

García Fernández, E. (s.f.). “El regreso a la caverna: Filosofía y Política en época gracana en Toga y daga: teoría y praxis de la política en Roma: actas del VII Coloquio de la Asociación Interdisciplinar de Estudios Romanos. Signifer Libros, pp. 97-110.

Herrera, Albiñana, C. (2020). Introducción a la numismática antigua de Grecia y Roma. Signifer Libros.

Intxaurrandieta Ormazabal, A. (2016). Estoicismo y Blosio de Cumas: De Roma a Pérgamo, Santiago de Compostela.

Intxaurrandieta Ormazabal, A. (2018). La dialéctica público/privada en la Roma del siglo II a. C.: Ambigüedades estoicas antes las reformas gracanas, Santiago de Compostela.

Kampmann, M. (1978). «Aristonicos à Thyatire», en Revue Numismatique, 6é série, Tome 20, pp. 38-42.

Lens, J. (1972). “Crisis en Pérgamo en el siglo II a. C.”, en Boletín del Instituto de Estudios Helénicos, 6 (1), pp. 63-73.

Pachón Barragán, M. (2017). “Las monarquías helenísticas en Anatolia. Entre el mundo griego y el oriental”, en Polis: Revista de ideas y formas políticas de la Antigüedad, nº 29, pp. 55-68.

Psoma, M. (2009). “Monetary terminology in pre-Roman Asia Minor”, en Epigraphica Anatolica, nº 42, pp. 170-180.

Roldán Hervás, J. M. (1982). “Un factor exterior en la política de Tiberio Graco: El legado de Átalo III”, en Revista Zephyrus, vol. 34-35, pp. 223-238.

Sánchez León, M. L. (1987). “El finde la Basileia pergamena y la crisis en 133 a. C.”, en Revista Mayurqa, nº 21, pp. 31-43.

Sánchez León, M. L. (2004). “Pérgamo y Roma (133-130 a. C.)”, en Actas del III Congreso español de Antiguo Oriente Próximo, Revista de Arqueología, nº19, pp. 161-168.


Ricardo Núñez es graduado en Historia por la Universitat de València, máster en Historia y Ciencias de la Antigüedad por las universidades Complutense y Autónoma y máster en Educación Secundaria por la UNIR. Es fundador y administrador del perfil de Instagram, YouTube y Facebook “Helenismo y Roma”, un proyecto de divulgación de la historia del mundo helenístico y romano.

Resumen
Aristónico, el hijo bastardo que quiso ser rey de Pérgamo
Nombre del artículo
Aristónico, el hijo bastardo que quiso ser rey de Pérgamo
Descripción
Aristónico, hijo bastardo de Eumenes II de Pérgamo, inició en el 133 a.C. una revolución social antirromana a la muerte del rey Átalo III
Autor
Web
Historiae
Logo de la web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Óscar Hernández Abreu.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Sered.net que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.