Saltar al contenido
HISTORIAE

El ejército de la República Romana

Ilustración que recrea a la caballería del ejército romano republicano, por Andrey Karashchuk Arrecaballo

Introducción

Los romanos crearon la máquina militar más potente que el mundo antiguo conoció jamás y la usaron para crear un imperio territorial igualmente sin precedentes. El ejército romano fue la herramienta que permitió que el poder de Roma se extendiera en sus mejores momentos desde el mar del Norte al desierto del Sahara, y desde el Océano Atlántico hasta el río Éufrates. Sin embargo, el ejército romano que todos tenemos en la cabeza propio del Imperio no fue una invención de un solo día o una sola persona, fue el resultado de una larga y constante evolución durante muchos siglos.

Organización del ejército romano republicano

Hacia mediados del siglo IV a.C., Roma era ya la potencia más importante de la Italia central. Había sometido a sus vecinos, los había incorporado a su cuerpo de ciudadanos y había comenzado a establecer el sistema de alianzas con pueblos y ciudades más lejanos. Sin embargo, no todo era una camino de rosas. En estos momentos Roma estaba iniciando una serie de largas guerras contra los samnitas, unas tribus de las tierras altas de la Italia centro-meridional. La ineficacia de su ejército tal y como era hasta el momento hizo que Roma reorganizara sus fuerzas en batalla para lograr el éxito.

Representación de unos soldados samnitas, enemigos del ejército romano, en una tumba italiana del siglo IV aC
Representación de unos soldados samnitas en una tumba italiana del siglo IV aC

Infantería pesada del ejército romano manipular

El ejército romano dirigido en batalla por un cónsul estaba formado por dos legiones en el centro, dos alae (contingentes de soldados aliados) a su lado y dos unidades de caballería en los extremos. Cada una de las dos legiones estaba compuesta de pequeñas unidades tácticas llamadas manípulos, pelotones de legionarios dispuestos en tres líneas. Diez manípulos componían la primera línea, la de los hastati, integrada por los más pobres y los más jóvenes, es decir, los que rondaban los veinte años de edad, aproximadamente. Tras ellos, en la segunda línea, venían los diez manípulos de los principes, hombres entre los veinticinco y los treinta y cinco años. Por último, en la retaguardia se situaban los diez manípulos de los triarii, es decir, los soldados de mayor edad y experiencia.

Mientras que la línea de los hastati y la de los principes estaban estructuradas en diez manípulos de 120 hombres divididos en dos centurias de 60 hombres cada uno, la línea de los triarii contaba con diez manípulos de solo 60 hombres cada uno. Por tanto, con un sencillo cálculo veremos que el número total de soldados de infantería pesada de cada legión era de 3000 hombres: 1200 hastati y principes y 600 triarii. Entre cada uno de los manípulos de una línea del ejército se mantenía un espacio vacío equivalente a la anchura de una unidad, de modo que en la segunda línea los manípulos se colocaban ocupando ese espacio, como si fuera un tablero en damero.

Esquema de la estructura y formación de la infantería y caballería de una legión manipular del ejército romano
Esquema de la estructura y formación de la infantería y caballería de una legión manipular (Fuente: Adrianapolis)

Además, cabe destacar que cada una de las 60 centurias de una legión estaba dirigida por un centurión, apoyado por un segundo oficial (optio), un portaestandarte (signifer), un oficial de guardia (tesserarius) y un músico (cornicen). El centurión del ala derecha del manípulo era el de mayor edad, y siempre llevaba el mando cuando ambos centuriones estaban presentes; de hecho, era él quien elegía al centurión del ala izquierda.

No se sabe bien cómo podía actuar esta formación militar en plena batalla. Posiblemente, los manípulos de la primera se desplegaban en extensión, o quizás se conservaban los huecos, permitiendo retroceder a los de la primera y segunda línea si se veían muy presionados. También puede ser que los soldados de la segunda o tercera línea avanzaran hacia delante en un momento determinado para reemplazar a los fatigados de la primera línea.

Lo que sí sabemos más a ciencia cierta es lo que pasaba dentro de un manípulo. Cada soldado luchaba portando un escudo ovalado curvo (el scutum), una espada corta de acuchillar (el gladius) y lanzas arrojadizas (la pila). Manejar todo esto requería tener un gran espacio personal, por lo que cada soldado ocupaba cerca de dos metros cuadrados, aproximadamente.

Ilustración que recrea a distintos tipos de soldados del ejército romano manipular
Ilustración que recrea a distintos tipos de soldados del ejército romano manipular, por Peter Connolly (Fuente: Arrecaballo)

Infantería ligera y caballería del ejército romano manipular

Aparte de la infantería pesada, una legión comprendía también 1200 hombres con armamento ligero, los llamados velites, que llevaban pequeños escudos redondos y lanzas arrojadizas. La mayoría de ellos llevaban casco, y unidas a éste o a sus capuchas todos llevaban pieles animales, especialmente de lobo. En batalla su misión era combatir en formación abierta por delante del resto de la legión, sirviendo de escaramuza o para desorganizar el avance enemigo con los proyectiles que lanzaban. En lo que respecta a la caballería, la formaban 300 caballeros escogidos entre los ciudadanos con riqueza suficiente para poseer caballos. Esta división estaba dividida en diez tropas de 30 caballeros, comandada cada una por tres líderes llamados decuriones. Aparte, los velites y la caballería eran esenciales para la exploración, la busca de provisiones y el pillaje de los campos

Asimismo, llama la atención que cada legión romana de 4500 hombres en su conjunto (3000 de la infantería pesada + 1200 de la infantería ligera + 300 caballeros) no tuviera un jefe militar único. En su lugar había seis tribunos militares organizados en parejas que se rotaban el mando entre ellos periódicamente.

Ilustración que recrea a la caballería del ejército romano republicano, por Andrey Karashchuk Arrecaballo
Ilustración que recrea a la caballería del ejército romano republicano, por Andrey Karashchuk (Fuente: Arrecaballo)

Las tropas aliadas del ejército romano republicano

Normalmente, un ejército romano estaba ayudado por un número de tropas de pueblos aliados de Roma que muchas veces era igual o mayor que el número de legionarios. Cada uno de estos contingentes (llamados ala o alae, en plural) eran subdivididos en unidades mayores que las legiones, las cohortes, de las cuales no sabe mucho. No está claro hasta qué punto eran unidades tácticas, cuántas había en cada ala, o si tenían un tamaño fijo o variable. Lo que sí sabemos es que cada ala estaba comandada por tres prefectos que eran, en todos los casos, ciudadanos romanos.

En un ejército romano manipular de dos legiones y dos alae, éstas recibían el nombre de izquierda y derecha según el flanco de legión en el que se colocasen. Además, los guerreros mejor preparados de estos aliados se separaban de la formación para constituir los extraordinarii, una fuerza de caballería e infantería que se ponía directamente a las órdenes del cónsul.

Bibliografía

CONNOLLY, P. (2016): La guerra en Grecia y Roma. Madrid: Desperta Ferro ediciones.

DE SOUZA, P. (2008): La guerra en el mundo antiguo. Madrid: Akal.

GOLDSWORTHY, A. (2005): El ejército romano. Madrid: Akal.

LE BOHEC, Y. (2004): El ejército romano. Barcelona: Ariel.

ROLDÁN HERVÁS, J.M. (1990): Instituciones políticas de la República Romana. Madrid: Akal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Óscar Hernández Abreu.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Sered.net que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios (4)

Excelente Historia Muy Ilustrativa

Responder

Mi única pregunta es cuantos hombres tenía Roma para incorporara a sus ejércitos.

Responder

Es una pregunta bastante complicada, los únicos que podían alistarse al ejercito romano eran los ciudadanos, y también dependían de la población y de las necesidades, se sabe que en la época de la segunda guerra púnica movilizables usando la opción de tumultus unos 500.000, entre ciudadanos y miembros de la liga latina, y por otro lado en la época imperial se ha estimado que defendían el limes romano 450.000 soldados repartidos en unas 30 legiones, sin contar las tropas auxiliares.
los reclutamientos eran para los hombres entre 16 y 45 años y que fueran ciudadanos, los libertos y los esclavos fueron aceptados en contadas ocasiones y por urgente necesidad.

Responder

Me ha gustado el artículo, aunque me gustaría dejar algunos datos para esclarecer más cosillas que yo he visto que faltan. Lo primero efectivamente las guerras contra los samnitas principalmente fue lo que provocó el cambio en la estructura del ejército romano tanto en mandos como en los soldados, los romanos debido a la influencia griega luchaban usando el estilo de la falanje griega este sistema se vio que en la guerra contra ese pueblo no fue efectiva del todo y aunque ganaron por muy poco era necesario un cambio, ese cambio es lo que se ha estado describiendo en este artículo el ejército romano tal y como era hasta la reforma realizada después de la segunda guerra púnica, en la que se eliminó de la fórmula a la infantería ligera romana a los velites, y depués vino la gran reforma de Mario con ella los soldados romanos ya no estaban divididos en hastati, principes y triari se universalizó tanto el armamento como la vestimenta todos eran legionarios la única distinción si cabe sería en los escudos que cada Legio llevaría su emblema.

Responder