Saltar al contenido
HISTORIAE

La batalla de Zela

Ilustración que recrea un momento de la batalla de Zela entre Julio César y Farnaces II

Introducción

En el verano del 47 a.C., Julio César abandonó Egipto para hacer frente a la amenaza de una potencia extranjera en Asia. El rey Farnaces II, hijo de Mitrídates VI del Ponto, había iniciado una serie de conquistas que le llevaron a derrotar al ejército romano asentado en la región. En una operación relámpago, César subió hasta el lugar y lo venció en la batalla de Zela (agosto del 47 a.C.). Su victoria fue tan contundente que le sirvió para acuñar una de sus más famosas citas célebres: «Veni, vidi, vici» («llegué, vi y vencí» en español). Por eso, en este artículo vamos a hacer un breve resumen de la batalla de Zela para analizar sus antecedentes, su desarrollo y sus consecuencias para la vida de Julio César.

Ilustración de finales del siglo XIX que representa el suicidio de Mitrídates VI del Ponto, padre del enemigo de César en la batalla de Zela
Ilustración de finales del siglo XIX que representa el suicidio del rey Mitrídates VI del Ponto y varias de sus hijas (Fuente: Mayor, 2017)

Antecedentes a la batalla de Zela

Tras el desenlace de la Tercera Guerra Mitridática (73 – 63 a.C.), Pompeyo Magno decidió reorganizar los territorios romanos en Oriente a su manera. A la hora de hacer el reparto de poder, Farnaces fue uno de los beneficiados por su importante papel en la muerte de Mitrídates VI, de modo que fue coronado rey de una pequeña parte de los dominios de su padre.

Unos quince años después, Farnaces II pensó que la segunda guerra civil romana (49 – 45 a.C.) era la oportunidad perfecta para reclamar los territorios perdidos. En una rápida ofensiva, invadió Capadocia, Armenia, Ponto Oriental y la Cólquide menor sin encontrar apenas resistencia de las fuerzas romanas. No contento con ello, ordenó la castración de todos los romanos que apresaran, fueran militares o civiles.

No fue hasta diciembre del 48 a.C. cuando Cneo Domicio Calvino, el representante de Julio César en la provincia de Asia, lanzó un ataque contra Farnaces II en torno a la ciudad de Nicópolis. Su batallón no estaba en unas condiciones óptimas, pues una buena parte había sido enviado a Egipto para socorrer a César y las legiones que quedaban eran inexpertas y poco disciplinadas. En consecuencia, la línea romana se rompió por el centro y Calvino tuvo una veloz y aplastante derrota.

Moneda de oro que representa al rey Farnaces II, el enemigo de César en la batalla de Zela
Moneda de oro en la que se representa al rey Farnaces II (Fuente: Wikimedia Commons)

Julio César hacia la batalla de Zela

De camino a Asia, Julio César paró en varios lugares para recompensar o castigar a aquellos que le habían apoyado o no en la guerra de Alejandría. Por ejemplo, el sumo sacerdote judío Hircano II fue autorizado a reconstruir los muros de Jerusalén y a vivir liberado de impuestos y de la obligación de mantener una guarnición romana. En el otro lado de la balanza, César reclamó dinero a numerosas comunidades para hacer frente a los interminables gastos de la guerra civil.

En Eusebeia, en la frontera con el reino del Ponto, César reorganizó sus fuerzas. A una legión veterana aunque bastante diezmada por la guerra que traía desde Egipto, el general popular añadió una legión gálata cedida por el rey Deiotaro de Galacia y lo que quedaba de las dos legiones supervivientes de Calvino.

Al mismo tiempo, Farnaces II mandó varios mensajeros a César para intentar negociar una paz que le permitiera mantener sus conquistas, alegando que en el pasado no se había posicionado del lado pompeyano en la guerra civil. Sin embargo, el general romano no cedió ni un ápice porque tenía muy presente las mutilaciones sufridas por los ciudadanos. Junto a los embajadores mandó el mensaje de que solo admitiría que Farnaces se retirara a sus posesiones originales, que devolviera el botín robado y que liberara a los prisioneros.

Mapa que refleja la ruta seguida por Julio César en su camino hacia la batalla de Zela
Mapa que refleja la ruta seguida por Julio César en su camino hacia la batalla de Zela. También aparece el lugar de la batalla de Nicópolis (Fuente: Historia National Geographic)

Desarrollo de la batalla de Zela (47 a.C.)

Finalmente, los romanos se encontraron al contingente póntico junto a la ciudad fortificada de Zela, en el centro de lo que hoy es Turquía. Al acercarse a su rival, César ordenó que sus hombres hicieran el campamento en una colina enfrente de la ocupada por sus enemigos, a 1.5 kilómetros de distancia. Los romanos aun no habían completado ni siquiera la construcción del mismo cuando se dieron cuenta de que Farnaces II estaba bajando de las alturas para lanzar un ataque total.

Según la ciencia militar de la época, esta decisión era super imprudente e irracional, ya que ahora los romanos contarían con la gran ventaja de luchar cuesta abajo. De hecho, en un primer momento ni siquiera el propio Julio César se creía que Farnaces II hubiese cometido semejante error. Si bien es cierto que ese factor sorpresa causó confusión al principio entre las filas romanas, velozmente César supo reaccionar y organizó una línea de batalla para plantar cara a los carros falcados y la infantería póntica.

Después de lanzar una lluvia de armas arrojadizas para frenar a los carros, César desplegó a la caballería y los dos grupos de infantería se enzarzaron en una encarnizada lucha cuerpo a cuerpo. En el ala derecha romana, la legión veterana, más disciplinada y experimentada, se impuso a los pónticos del ala izquierda y centro, lo que provocó que el resto de la línea se quebrara. Acto seguido, los hombres de Farnaces fueron arrollados por los de Julio César y no les quedó otro remedio que tirar las armas y huir hacia su campamento.

Ilustración que recrea un momento de la batalla de Zela entre Julio César y Farnaces II
Ilustración que recrea un momento de la batalla de Zela (47 a.C.) entre Julio César y Farnaces II (Fuente: Arrecaballo)

Consecuencias de la batalla de Zela

Derrotado y humillado, el rey pudo escapar del escenario de la batalla de Zela acompañado de unos mil jinetes. No obstante, cuando regresó a su reino al norte del mar Negro fue asesinado por uno de sus aliados. Una vez muerto el soberano, César impuso sus condiciones para la paz en la región. La más relevante de ellas fue que el reino de Farnaces fue entregado a Mitrídates de Pérgamo, en recompensa por su estratégica ayuda durante la guerra de Alejandría. En cuanto a los romanos, César dispuso que los veteranos regresaran a Italia para ser recompensados por todos sus años de servicio. Asimismo, se devolvió la legión gálata a Deiotaro de Galacia y se dejó como guarnición romana en el Ponto a los soldados supervivientes bajo el gobierno de Calvino.

Más allá de sus repercusiones para la guerra civil, la batalla de Zela es conocida sobre todo por haber dado origen a la famosa cita célebre de César «veni, vidi, vici» («llegué, vi y vencí» en español). Concretamente, fue en una carta que escribió a uno de sus agentes en Roma donde la usó para referirse a la rapidez con la que había vencido a su enemigo oriental. Posteriormente, cuando Julio César celebró sus triunfos en la Roma del 46 a.C., se encargó de que la mencionada frase figurara en todos los estandartes del desfile, a la vista de todos los ciudadanos romanos presentes.

Sextercio de bronce con la inscripción "Veni, vidi, vici"
Sextercio de bronce con la inscripción «Veni, vidi, vici» en su reverso conservada en Berlín (Fuente: Historia National Geographic)

Bibliografía

FREDIANI, A.: «César contra Farnaces», en Historia National Geographic, nº 183, 2019, pp. 84 – 93.

GOLDSWORTHY, A. (2016): César. La biografía definitiva. Madrid: La esfera de los libros.

MAYOR, A. (2017): Mitrídates el Grande. Enemigo implacable de Roma. Madrid: Desperta Ferro.

RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, J. (2017): Diccionario de batallas de la historia de Roma. Madrid: Almena ediciones.

ROLDÁN HERVÁS, J.M. (2007): Historia de Roma I. La República Romana. Barcelona: Cátedra.

Resumen
La batalla de Zela (47 a.C.): Julio César contra el rey Farnaces II
Nombre del artículo
La batalla de Zela (47 a.C.): Julio César contra el rey Farnaces II
Descripción
Resumen de la batalla de Zela (47 a.C.) en la que Julio César venció al rey Farnaces II, dando origen a la expresión "veni, vidi, vici"
Autor
Web
Historiae
Logo de la web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Óscar Hernández Abreu.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Sered.net que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.