Saltar al contenido
HISTORIAE

El origen de la República Romana

¿Cómo surgió la República Romana?

La pregunta que encabeza este apartado es una de las más complicadas de resolver para los historiadores que han investigado e investigan la historia de la República Romana. Del mismo modo que los romanos inventaron la leyenda de Rómulo y Remo para glorificar el origen de su ciudad, también crearon mitos, como el de la violación de Lucrecia, para comprender el inicio de la República Romana temprana. Puesto que estos relatos son evidentemente falsos, y no existen fuentes contemporáneas que lo especifiquen, solo podemos fiarnos de las investigaciones arqueológicas y de un par de documentos dispersos para conocer cómo se formó la República Romana.

La muerte de Lucrecia, obra de Eduardo Rosales, recrea la causa de inicio de la República Romana Temprana
La muerte de Lucrecia, obra de Eduardo Rosales hecha en el siglo XIX

A la hora de hacer un correcto resumen de la República Romana en sus orígenes hay que tener en cuenta tres grupos de acontecimientos íntimamente vinculados: la creación y evolución de las instituciones políticas republicanas, el desarrollo del conflicto social entre los patricios y los plebeyos, y la lenta y progresiva extensión del dominio de Roma en la Italia central. Según la tradición, esta transición del sistema monárquico al republicano se produjo de manera casi instantánea, de modo que desde el primer año la nueva forma de gobierno funcionaba como una máquina bien engrasada. En contraposición a eso podemos afirmar que, tal y como aprenderemos en esta serie de artículos, el proceso real de organización de la República Romana habría sido lento y gradual, a lo largo de varias décadas.

Organización de la República Romana Temprana

Lo primero que hay que dejar claro es que, con los datos de los que disponemos en la actualidad, no se puede hacer un detallado esquema de la República Romana en sus inicios. Lo que sí podemos hacer es delimitar unos puntos básicos que describan de forma global los procesos que se vivieron en esas décadas. Así podremos sacar algunas conclusiones tangibles sobre la desaparición de la Monarquía Romana, el origen de los cónsules de la República Romana o el nacimiento de las otras magistraturas.

Reconstrucción de la ciudad de Veyes, enemiga de la República Romana Temprana, hacia el año 400 a.C. Peter Connolly
Reconstrucción de la ciudad de Veyes hacia el año 400 a.C., según Peter Connolly (Fuente: Arrecaballo)

Los cónsules de la República Romana

En los tiempos de los reyes romanos, la autoridad ejecutiva de éstos recibía el nombre de imperium. Esta potestad les permitía, entre otras cosas, castigar o ejecutar a los que les desobedecieran o reclutar a los ciudadanos para una guerra contra reinos vecinos. Aquella persona que ostentaba el imperium venía acompañada por el símbolo de su poder, los fasces, haces de varas de olmo o abedul, de metro y medio de longitud, atados con correas rojas de cuero y con un hacha entre las varas. En este sentido, la primera gran diferencia surgida con la República residió en el ejercicio del imperium, que pasó de las manos de un rey a las manos de dos funcionarios elegidos anualmente, los cónsules.

No obstante, a nivel político las características de la República Romana no estuvieron consolidadas desde el comienzo de la misma. En un principio, los cónsules tuvieron el nombre de pretor general, nombre que se usaría posteriormente para la magistratura que estaba por debajo de los cónsules. No sabemos en qué fecha exacta los cónsules pasaron a adoptar ese nombre. Sin embargo, independientemente de esto, lo que sí podemos afirmar es que la lista de cónsules en que se basa la cronología de la República Romana en sus primeros tiempos es más inventada que real. Hasta el mismo Tito Livio admitía en el siglo I a.C. que era casi imposible saber quiénes habían ejercido el consulado desde el comienzo del sistema republicano.

Los lictores llevan a Bruto los cuerpos de sus hijos, obra de Jacques Louis David que recrea al fundador de la República Romana temprana
Los lictores llevan a Bruto los cuerpos de sus hijos, obra de Jacques Louis David hecha en el siglo XVIII. Según la tradición, Lucio Junio Bruto fue el primer cónsul de la República Romana

El final de la monarquía

También hay muchos interrogantes sobre la caída de la Monarquía Romana. Al contrario de lo que nos intenta contar la tradición, los restos arqueológicos indican que la transición entre estas formas de gobierno no fue pacífica. En el foro y en otros lugares de Roma se han excavado capas de escombros quemados datados en torno al 500 a.C. Es cierto que estos registros pueden ser solo huellas de incendios accidentales, pero también es verdad que son prueba suficiente para sugerir que el derrocamiento de Tarquinio el Soberbio fue sangriento y violento, como una especie de primera y pequeña guerra civil romana.

Otras instituciones políticas de la República Romana

Muchas de las instituciones políticas de la República Romana se configuraron en algún momento indefinido entre los años 500 y 300 a.C. Durante estos dos siglos los romanos definieron los principios básicos de la política romana que les permitirían sustentar su posterior expansión territorial por tres continentes diferentes. Además de los cónsules anuales, había una serie de magistraturas por debajo en la jerarquía: los pretores, los cuestores, los ediles, los censores, los tribunados de la plebe, los dictadores

Aparte de las magistraturas, el Senado romano funcionaba como un consejo permanente compuesto mayoritariamente por las personas que habían ejercido con anterioridad uno de estos cargos públicos. Además, no podemos olvidar las asambleas populares o el ejército organizado en legiones. Sin todas estas instituciones básicas, la República Romana no habría funcionado igual de bien. En el siguiente artículo vamos a ver cada una de ellas más detenidamente.

Ilustración que representa a lictores cargando los fasces de los cónsules de la República Romana para los que trabajan
Ilustración que representa a lictores cargando los fasces de los cónsules romanos para los que trabajan (Fuente: Imperium)

Bibliografía

BAKER, S. (2017): Roma: auge y caída de un imperio. Barcelona: Planeta.

BEARD, M. (2015): S.P.Q.R. Una historia de la antigua Roma. Barcelona: Planeta.

CORNELL, T. (1999): Los orígenes de Roma, c. 1000 – 264 a.C.: Italia y Roma de la edad del bronce a las guerras púnicas. Barcelona: Crítica.

MARTÍNEZ PINNA, J. (1999): Los orígenes de Roma. Madrid: Síntesis.

ROLDÁN HERVÁS, J.M. (1995): Historia de Roma. Ediciones Universidad de Salamanca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Inline