Saltar al contenido
HISTORIAE

Tito Livio

Introducción

Tito Livio fue uno de los mejores historiadores no solo de la época del emperador Augusto, sino de toda la Antigüedad. A lo largo de varias décadas escribió Ab urbe condita Historia de Roma desde su fundación en español—, una monumental obra dividida en 142 libros en la que narraba detalladamente cómo había sido la evolución de Roma desde su fundación en el 753 a.C. por Rómulo y Remo hasta la muerte de Druso el Mayor en el 9 a.C. Por ello, en este artículo vamos a ver un breve resumen de la biografía y obras de Tito Livio para comprender la importancia de este escritor romano que tantas aportaciones hizo a la historiografía latina.

Estatua de Tito Livio en el exterior del Parlamento de Austria
Estatua de Tito Livio en el exterior del Parlamento de Austria (Fuente: Wikimedia Commons)

Biografía de Tito Livio

A pesar de ser uno de los historiadores clásicos más famosos e importantes, reconstruir la biografía de Tito Livio es casi imposible debido a la extrema escasez de fuentes de conocimiento consultables.

De hecho, ni siquiera podemos afirmar con plena seguridad las fechas de su nacimiento y muerte. Por lo general se suele decir que nació en el 59 a.C. y murió en el 17 d.C., pero hay quienes sostienen también que nació en el 64 a.C. y murió en el 12 d.C. Sea como sea, sí es cierto que la ciudad de Patavium (la actual Padua, al norte de Italia) fue el lugar que le vio nacer, vivir y morir.

Tito Livio era una rara avis dentro de los hombres de su tiempo, incluso dentro de los historiadores, pues se mantuvo siempre apartado de la vida pública y no tuvo experiencia alguna en el mundo político o militar. Tampoco formó parte del círculo de Cayo Mecenas junto a sus contemporáneos Horacio o Virgilio y hasta se atrevió a hablar bien de Pompeyo Magno.

Vista de la actual Padua, ciudad donde Livius pasó la mayor parte de su vida
Vista de la actual Padua, ciudad donde Tito Livio pasó la mayor parte de su vida (Fuente: Wikimedia Commons)

En cuanto a su carácter se le suele presentar como una persona fría, distante y de pocos amigos, alguien que llevaba una vida aislada y centrada en su gabinete de trabajo en Padua. Esto no significa que fuera un antisocial, ya que sabemos que viajaba para dar a conocer sus nuevos trabajos a Roma, la Campania, Tarento e incluso a Grecia.

Las aportaciones de Tito Livio

Tito Livio fue uno de los primeros historiadores profesionales de la historia romana. Hasta ese momento la historia había sido poco más que el pasatiempos de políticos o militares retirados, pero ahora obtiene un nuevo interés.

Tito Livio mostró su voluntad de investigar la verdad, lamentó la falta de información sobre sucesos del pasado, comparó los datos ofrecidos por autores de distinto tiempo, no se dejó llevar por invenciones o falsedades evidentes, fue consciente de que algunos hechos estaban fantaseados para añadir dramatismo al relato y creyó que un hecho es más cierto que otro en la medida en que un mayor número de autores lo confirman.

Portada de una edición de una de las obras del Ab urbe condita de Tito Livio hecha en 1714
Portada de una edición de una de las obras de Tito Livio hecha en 1714 (Fuente: Wikimedia Commons)

No obstante, como persona de su tiempo, el historiador latino cometió fallos. Se dejó llevar por opiniones muy subjetivas, no utilizó documentos originales, tradujo mal algunos textos en otros idiomas, no aplicó a veces los criterios que el mismo defiende, tuvo insuficientes conocimientos de geografía y por patriotismo silenció comportamientos reprobables del Senado, del ejército o de ciertos personajes históricos.

Esto último se explica porque Tito Livio era un ferviente patriota, aunque juzgaba la sociedad en términos morales: para él Roma solo pudo prosperar en los primeros siglos porque la moralidad era elevada y los romanos se comportaban con virtud y respeto a la tradición y a los dioses. Por el contrario, cuando los estándares sociales se pervirtieron apareció la violencia, el desorden y la ininterrumpida guerra civil.

Tito Livio el historiador

Por lo que sabemos, Tito Livio utilizó como fuentes para sus obras a autores como Catón, Calpurnio Pisón, Polibio, Celio Antípatro, Rutilio, Elio Tuberón, Valerio Antias, Licinio Macro… Por encima de estos, sus referentes eran Salustio o Fabio Pictor, entre otros.

Más allá del patriotismo moralista, el interés por la historia de Roma de Tito Livio se basaba, pues, en conseguir la gloria literaria, la fama y el reconocimiento. De hecho, en el prefacio de Ab Urbe Condita indicó que él antepone la satisfacción de su contribución a la historia al incierto resultado de su empresa.

Edición alemana de uno de los libros del Ab urbe condita de Tito Livio hecha en 1523
Edición alemana de uno de los libros de Tito Livio hecha en 1523 (Fuente: Wikimedia Commons)

En otro orden de cosas, las obras de Tito Livio son un ejemplo claro de que Augusto no censuraba ningún tipo de escrito. Livio habló bien de Pompeyo Magno, cuestionó a Julio César e incluso lloró el asesinato de Marco Tulio Cicerón, y todo ello no implicó el final de su buena relación con el emperador.

También en este sentido, y a nivel más general, llama la atención que muchos de sus libros muestren considerables diferencias entre su versión de los acontecimientos y la «versión oficial» transmitida por el Estado. Por ejemplo, Tito Livio criticó duramente los últimos años de Cayo Mario, mientras que sus estatuas ofrecían una perspectiva mucho más benigna.

Tito Livio y la historia de Roma desde su fundación

Si por algo es famoso Tito Livio es por el conjunto de 142 libros de los que se compone Ab urbe condita o Historia de Roma desde su fundación en español. No está claro cuando se escribieron o publicaron cada uno, pero el caso es que únicamente han sobrevivido hasta el presente 35 de ellos (libros I – X y libros XXI – XLV). Concretamente, la parte conservada de la narración llega hasta el año 167 a.C., en el contexto de la Tercera Guerra Macedónica.

También hay que destacar que Ab Urbe Condita es la única obra de Tito Livio que ha llegado hasta nuestros días, pero que en su época debió escribir otros tratados de historia, filosofía y teoría literaria.

Códice del siglo XV que recopila los libros 21 al 30 de Ab Urbe Condita
Códice del siglo XV que recopila los libros 21 al 30 de Ab Urbe Condita (Fuente: Historia National Geographic)

Afortunadamente, conocemos más o menos el contenido de los libros perdidos gracias a los fragmentos conservados de lo que llamamos como periochae o periocas, una serie de resúmenes en los que un autor anónimo de la Antigüedad tardía indicaba los asuntos tratados en cada tomo.

Por otro lado, hay diversidad de opiniones acerca del motivo por el que la magna obra de Tito Livio acaba justamente con la muerte de Druso el mayor en el 9 a.C. Básicamente hay dos bandos en el debate: los que piensan que el historiador murió sin terminar su obra tal y como le habría gustado y los que creen que ese final estuvo perfectamente diseñado.

Estructura de Ab Urbe Condita

Para finalizar este artículo, vamos a analizar rápidamente la estructura de Ab Urbe Condita de Tito Livio. Para empezar, los libros I – V cubren desde los orígenes y la fundación de Roma hasta el asalto, saqueo e incendio de la ciudad por los galos en el 390 a.C. Los cinco libros siguientes (VI-X) abarcan los años 389-293 a.C. y se centran en el proceso que llevaría a Roma a ser la dueña de la Italia central.

En los volúmenes perdidos del XI al XV el tema principal era la guerra contra el rey Pirro de Epiro (280 – 275 a.C.), mientras que en los que van del XVI al XX se aborda la historia de Cartago previa y durante la Primera Guerra Púnica (264 – 241 a.C.).

Busto de Pirro de Épiro encontrado en la villa de Papyri en Herculano
Busto de Pirro de Épiro encontrado en la villa de Papyri en Herculano (Fuente: Arrecaballo)

 

El relato del enfrentamiento contra Cartago continúa en la tercera década de libros (del XXI al XXX) al narrar todo lo referido a la Segunda Guerra Púnica (218 – 201 a.C.). En contraposición, los últimos quince libros conservados (XXXI – XLV) giran en torno a las guerras macedónicas (215 – 168 a.C.) y la guerra romano siria contra Antíoco III el Grande.

A partir de las periocas sabemos que los tomos LIII-LXX versaron sobre el periodo entre el 145 y el 92 a.C., lo que incluye las guerras de Viriato, Numancia, Yugurta y los cimbrios o los años de tribunado de la plebe de Tiberio Graco y Cayo Graco.

Cabe destacar que, a medida que se va acercando el final de la República, el relato cada vez es más detallado y pausado, de modo que se dedica más espacio a cada año que pasa. Los treinta y siete libros siguientes cubren los hechos desde el estallido de la Guerra de los Aliados (91 – 88 a.C.) hasta el final de la Guerra de las Galias (58 – 51 a.C.).

El espacio de tiempo que va entre el inicio de la Segunda Guerra Civil Romana en el 49 a.C. y la pacificación tras la conquista romana de Egipto en el 30 a.C. es lo que narran los volúmenes del CIX al CXIII. Para finalizar, los nueve últimos libros trataban el principado de Augusto hasta la ya mencionada muerte de Druso el Mayor en el 9 a.C.

Busto de Druso el Mayor conservado en los Museos Capitolinos de Roma
Busto de Druso el Mayor conservado en los Museos Capitolinos de Roma (Fuente: Wikimedia Commons)

Bibliografía

Everitt, A. (2008). Augusto, el primer emperador. Ariel.

Goldsworthy, A. (2014). Augusto. De revolucionario a emperador. La esfera de los libros.

Roldán Hervás, J.M. (2020). Historia de Roma II. El Imperio Romano. Cátedra.

Tito Livio (2018). Historia de Roma desde su fundación. Libros I-III. (Trad. José Antonio Villar Vidal). Gredos.

Resumen
Tito Livio y Ab Urbe Condita: la mayor obra de historia de la antigua Roma
Nombre del artículo
Tito Livio y Ab Urbe Condita: la mayor obra de historia de la antigua Roma
Descripción
Biografía de Tito Livio y resumen de las obras que componen su creación más famosa: Ab Urbe Condita o Historia de Roma desde su fundación
Autor
Web
Historiae
Logo de la web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Óscar Hernández Abreu.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Sered.net que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios (2)

Excelente la selección de artículos publicados,y,de resaltar,su apego a datos históricos comprobables.El de Tito Livio,es imperdible. Gracias.

Responder

Realmente me ha gustado mucho este artículo, quitando a un lado el hecho de que me ha ayudado en gran medida con la información que necesitaba para completar mi trabajo, he disfrutado leyéndolo. Excelente redacción. Gracias.

Responder